Los peores pasajeros que puedes encontrar en un avión

Hacemos un repaso a través de los peores pasajeros con los que nos podemos encontrar cuando volamos en avión.

Pasajeros de avión

La cultura de los vuelos en avión llega a niveles disparatados cuando hablamos de los pasajeros que nos encontramos a nuestro alrededor. A veces hacemos una reserva de vuelo valorando el avión, la aerolínea o incluso el equipo que haya al frente del viaje, pero nos olvidamos de los pasajeros. Y esto es algo que nunca podemos controlar, porque desconocemos quién habrá sentado a nuestro lado o a nuestro alrededor en el momento de la verdad.

El problema es que tener malos pasajeros cerca nuestra puede ser lo que acabe convirtiendo un viaje en avión en una auténtica pesadilla. Lo peor de todo es que hay algunos prototipos que se repiten tantas veces que resulta inevitable que nos crucemos con ellos antes o después. Por ejemplo, el tipo de viajero que decide volverte loco reclinando el asiento una y otra vez, hasta que se decide a dejarlo en una posición determinada. También molesta mucho el pasajero que está tranquilamente y luego, en un momento dado, reclina el asiento al máximo y te acaba golpeando en las piernas. El reclinado de los asientos siempre suele acabar molestando más que otra cosa.

Luego tenemos los pasajeros molestos bajo distintos comportamientos. Por ejemplo, el que ronca. No te decimos que no puedas dormir, porque estás en tu derecho, pero si sabes que roncas sería bueno que buscaras una solución por respeto a los demás. No hay nada más molesto que el ronquido de una persona que está cerca.

También molesta bastante el pasajero que no para de hablar con quien tiene a su lado y que lo hace en un tono de voz exagerado. ¿De verdad no sabes ajustar los decibelios de tu voz mientras te encuentras en un espacio cerrado como un avión? ¿Te das cuenta de que todo el vuelo está escuchando tus historias? Esto se aplica también al pasajero que está viendo una película de comedia y, cada vez que se ríe, hace que los demás viajeros sepan que una escena le ha hecho gracia. Hay que recordar que los actores que han hecho la película no te escuchan cuando te ríes, así que no te esfuerces tanto.

Cómo no, no podemos olvidarnos de los viajeros que sufren estrés. Estrés por no conseguir cerrar el maletero, estrés por no recibir la bebida cuando la piden o estrés por no saber colocar la almohada. El estrés que sufren, que suele representarse con bufidos y malos gestos, tiene peligro de contagiar a los demás viajeros.

Foto: StelaDi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...