Los dos paraísos de la lluvia eterna

La lluvia no cesa en el monte hawaiano de Waieleale, ni tampoco en las localidades indias de Mawsynram y Cherrapunji. En consecuencia, las cascadas son norma y la vegetación frondosa bajo la neblina de las nubes perpetuas.

Es época de precipitaciones en territorio peninsular, ya sea en forma de lluvia o de nieve. Algunos están deseando que pase el mal tiempo y llegue la primavera, pero otros salen a la calle y disfrutan a lo Gene Kelly, dejando el paraguas y el abrigo para los menos atrevidos. Si eres de este segundo grupo y además un amante de la naturaleza, hoy estás de suerte. Te recomendamos dos bellos enclaves naturales que, además, compiten entre ellos por ser el ‘lugar más lluvioso del planeta‘.

El primero es el Monte Waialeale, en Hawái. Se encuentra en la isla de Kauai, la más antigua y cuarta en tamaño del archipiélago, y que todos relacionamos con exuberantes paisajes de palmeras, playas de arena fina y aguas cristalinas. Pero no todo es bonanza en el trópico. Mientras algunos se zambullen en el Pacífico, muy cerca hay un precioso lugar en el que no deja de llover.

Waileale es un volcán de 1.569 metros de altura y el segundo punto más alto de la isla. Pero sobre todo, es un lugar en el que llueve casi día del año, y en el que las precipitaciones anuales desde 1912 se cifran en los 11.500 mm. Para hacernos una idea, en Madrid caen más de 400 mm al año, en Londres 583 mm y en Buenos Aires unos 1.200 mm.

Como consecuencia, un grupo de cascadas descienden constantemente por la ladera de la montaña, ya muy erosionada de tanta agua caída. Una nube en forma de neblina, concentrada alrededor de la zona, regala el techo e iluminación ideal a la escena. Y por todo ello Waialeale es, más allá de su peculiaridad, un bellísimo destino natural.

Sin embargo, Waialeale tiene competencia. En las últimas décadas las precipitaciones se han calculado inferiores que antaño, mientras que en otro lugar del mundo no cesan ni se reducen. Se trata de las localidades indias de Mawsynram y Cherrapunji, muy cercanas la una de la otra, que ostentan entre ambas el récord de pluviosidad. Unos 11.800 mm al año.

La zona se encuentra unos 1.400 metros sobre el nivel del mar, en una zona verde y frondosa. Y por tanto, tampoco faltan las cascadas y acantilados. También es un lugar ideal para la espeleología gracias a la popular cueva de Mawjymbuin.

Para llegar a este remoto enclave de la India tenemos que dirigirnos hasta Megalaya, un estado que forma parte de la pequeña lengua del país que se extiende entre Bután, Bangladesh y Birmania. Un lugar ideal para un viaje de aventura.

¿Te atreves a adentrarte en estos lugares? Si lo haces, no olvides el paraguas.

Foto: Miguel Vieira.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...