Visita la Universidad de Alicante

Universidad de Alicante

Alicante es una bonita ciudad enclavada en el Mediterráneo, acompañada por la brisa del mar y un clima suave. Nada más llegar, te recibe un agradable olor a sal y arena porque la playa anida mucho más cerca que en otras capitales de provincia. Guarda el mismo encanto que la ciudad de Valencia, solo que se respira más pureza y más serenidad. Allí no hay filas interminables de coches tocando el claxon y contaminando la atmósfera, ni muchedumbres agolpadas en la calle. Todo es mucho más tranquilo. Pero si hay algo que no debemos perdernos y que no encontraremos fácilmente en otro lugar próximo, es sin duda la Universidad de Alicante.

No tiene nada que ver con otros centros educativos a los que hayas visitado ya. No se trata de un campus universitario, sino más bien de un jardín botánico o un parque nacional porque aquello no son cinco o seis edificios en fila a lo largo de una estruenda avenida llena de tráfico, aquello es algo mucho más que eso: es un laberinto enorme de pasillos verdes, de campos de césped, de palmeras y flores primaverales, de papeleras triples de reciclaje, de puentes de madera, de estanques de aguas muertas y fuentes con saltos de agua. Aquello es un paraíso, el paraíso universitario de la ciudad de Alicante. Los estudiantes estudian bajo los rayos del sol, se tumban en el césped y charlan en círculo; caminan por senderos empedrados que comunican todos los edificios, a saber: los Aularios, la Biblioteca General, el Rectorado, las Factultades, los departamentos administrativos, pabellones, zonas deportivas, cafeterías, el museo, el centro comercial… todo aglomerado en un mismo recinto, un espacio verde de kilómetros de extensión por el que es muy fácil perderse. Por eso, lo mejor que podremos hacer es solicitar un mapa del campus nada más llegar porque… sí, ¡este campus tiene su propio mapa!

Aulario II

Por allí dentro podremos hacernos fotos ante edificios rematados con magníficos emparrados, ante monumentos artísticos y ante escenarios grandiosos como el hemiciclo del Aulario II donde los estudiantes descansan frente a una gran fuente de agua. Es una universidad a lo grande, al estilo americano. Allí dentro dan ganas de estudiar, de levantarse cada mañana para ir a la universidad. Tardaremos días en conocer todos los recovecos de este laberinto, en memorizarlos y aprenderlos, y, sin embargo, cada día soñaremos con perdernos de nuevo entre este paraíso vegetal.

Fuente y foto: Joseph Mercier

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...