Una pista de hielo en el Grand Palais de París

Este edificio de 1900, un mítico de la capital francesa, alberga bajo su cúpula una inmensa pista de hielo hasta el 6 de enero de 2013. Y aunque no es la mejor del mundo, permite deslizarse por un escenario excepcional.

Lo de las pistas de hielo está de moda, o al menos así es desde el año pasado, cuando en la geografía española proliferaron decenas de pistas de hielo navideñas. La intención es imitar la iniciativa invernal que ya triunfa en otros lugares del mundo, como el Rockefeller Center de Nueva York.

Sí, es cierto. Nuestras propuestas no alcanzan el glamour de aquella. Pero los amantes de la Navidad aún están a tiempo de patinar sobre hielo en un entorno de ensueño. Para hacerlo no necesitan cruzar el charco, basta con buscar un vuelo barato a París para estas fechas. Y es que el Grand Palais de la capital acoge hasta el 6 de enero una pista de hielo de 1.800 metros cuadrados para el deleite de parisinos y turistas.

Con semejantes dimensiones, la pista es la más grande de Francia, y además permite patinar bajo la inmensa cúpula de uno de los edificios más míticos de la ciudad. A un paso de los Campos Elíseos y del Puente de Alejandro III. Pero aunque la oportunidad es excepcional, su precio es caro.

Acceder a la pista cuesta 12 euros para adultos y 6 euros para niños mayores de tres años (los menores de esa edad entran gratis), y la entrada incluye el alquiler de patines. Todo ello para patinar en una pista que, al no ser permanente, sufre los mismos males que las instaladas en nuestra geografía. Por ejemplo, el estado del hielo es deficiente.

Ahora bien, ¿vale la pena la experiencia? Siendo realistas, quienes acuden al Grand Palais estos días no buscan patinar cual profesionales, sino hacerlo en un escenario excepcional. Un edificio construido para la Exposición Universal del 1900, cuya rica arquitectura combina el estilo neoclásico con el Art Nouveau, y que a día de hoy está incluido en cualquier tour que se precie.

A la vez que ofrece patinaje para todos los públicos, este edificio acoge ahora mismo una retrospectiva de Edward Hopper, destacado pintor estadounidense del realismo. Y es que si algo tiene el Grand Palais es que es polivalente. En los últimos años ha acogido desde muestras de arte moderno hasta exposiciones de coches, pasando por una gran noria o una competición de acrobacias en bicicleta.

De todo y para todos los públicos, si algo nos garantiza este edificio es que va a sorprendernos en cualquier época del año. Pero visitarlo ahora, ya sea en familia o en pareja, es garantía de éxito.

Foto: clementchene.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...