“The Door to Hell”, en Turkmenistán

«The Door to Hell» (la puerta del infierno) es un cráter de unos 70 metros fruto de una expedición de geólogos del año 1971 que, buscando gas, encontraron una caverna que estaba llena de metano y tras hundirse con todo su equipo decidieron quemarlo para evitar que saliera al exterior. Lleva ardiendo desde hace 35 años, y sigue ardiendo actualmente.

La Tierra es un lugar maravilloso, con grandes contrastes, paisajes multicolor y una flora y fauna fascinantes. Pero también tiene sus fenómenos naturales que nos llevan a darnos cuenta de lo pequeños e insignificantes que somos. El claro ejemplo son los volcanes, los terremotos y todos aquellos acontecimientos naturales considerados como catastróficos y peligrosos. Esos fenómenos, al cabo de los años, han dado lugar a paisajes tan exuberantes como por ejemplo los que tenemos en las Islas Barlovento, en el Caribe, donde casi todas las islas son de origen volcánico, como Martinica, Grenada, Trinidad y Tobago o Santa Lucía entre otras, y en consecuencia la fuerza de la naturaleza ha dado lugar a paisajes muy hermosos, contrastados y exóticos.

Pero no todas las transformaciones del terreno son naturales o acaban en tanta belleza. Algunos son provocados, como por ejemplo «la puerta del infierno» (“The Door to Hell”), o al menos así la llaman los habitantes de un pequeño pueblo de Turkmenistán llamado Darvaza, donde al parecer tienen una especie de caverna que lleva ardiendo desde hace 35 años. Todo comenzó con unas excavaciones en busca de gas. Los responsables encontraron esa caverna que era bastante grande y llena de un gas al que decidieron prender fuego para evitar que escapara al exterior. Provocaron entonces un fuego que no ha dejado de arder, sin pausa, dando lugar a un agujero que parece la misma boca del infierno, un lugar un tanto escalofriante, como espectacular y curioso.

Al parecer el área de Turkmenistán, donde se halla situada la pequeña población de Darvaza, es muy rica en gas. Cuando los geólogos, en el año 1971, encontraron la caverna de gas natural e iniciaron la perforación se practicó un agujero de entre cincuenta y cien metros (el cráter tiene aproximadamente 70 metros). Todo su equipo y materiales se hundieron en al agujero y ante el peligro de que el gas venenoso saliera, decidieron quemarlo, pensando que tan solo ardería unos días, de eso hace 35 años. En ese momento, pensaron y por lo tanto decidieron que era mas beneficioso para el medio ambiente quemarlo ya que el gas metano es un gas de «efecto invernadero»  muy perjudicial para el medio ambiente.

Para llegar hasta el cráter hay que atravesar el «desierto del Kara-kum«, lo que en turco significa «arena negra». En esta parte del mundo, la población es seminómada, cambiándose de lugar con la llegada de las lluvias y de los pastos, viven en tiendas fáciles de transportar llamadas » yurta» y donde las niñas se visten de colores y se peinan con trenzas y decoran sus cabellos con adornos llamativos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...