Salvador de bahía: Pelourinho, Capoeria y fiesta

La tercera ciudad más poblada de Brasil y capital del estado de Bahía, es conocida sobre todo por su buen ambiente. Salvador es el padre de la danza popular capoeira, uno de los principales productos brasileños que se han exportado a cada punta del mundo.

La tercera ciudad más poblada de Brasil y capital del estado de Bahía, es conocida sobre todo por su buen ambiente. Salvador es el padre de la danza popular capoeira, uno de los principales productos brasileños que se han exportado a cada punta del mundo. Esta antigua lucha practicada por los esclavos es considerada como un arte. Los salvadoreños la practican por las calles de la ciudad por lo que siempre encontraremos música y movimiento en los lugares más emblemáticos de la urbe.

Salvador de Bahía, Brasil

Pelourinho, el casco histórico, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y está formado por edificios de estilo colonial, construidos a base de materiales muy coloridos. La mayor parte de la arquitectura de este casco data del siglo XVI. La zona está situada sobre un alto, para facilitar la protección de la urbe, desde el cual se pueden ver unas vistas espectaculares.

Antiguamente era el epicentro comercial del Brasil colonial y aun conserva vestigios de esa época y era conocida como la “ciudad negra” ya que la mayoría de los habitantes procedían de África. Las raíces africanas quedan patente en toda la cultura bahiana; los tambores, la samba, la danza y el arte conviven en las calles de Bahía. Por ello también se la conoce como “la capital de la diversión”.

Febrero es un mes perfecto para viajar a este lugar, allí es verano y las temperaturas son suaves, además podremos disfrutar del carnaval. Durante este mes la ciudad se viste de fiesta y las calles se llenan, aún más, de bailarines, música y colorido.

Además, ofrece unas playas perfectas para nadar, bucear, o practicar deporte de vela. Hay calas cerca con unas olas estupendas para hacer surf por lo que es uno de los destinos preferidos por el turismo mundial.

Todas las actividades relacionadas con el ocio o son gratuitas o tienen un precio muy bajo. La comida es muy barata y es muy típico, por ejemplo degustarla en algunas playas. Empanadillas y queso a la brasa son algunas de las cosas con las que podremos deleitarnos mientras disfrutamos del agua y del sol de Salvador de Bahía.

Imagen: Lucero en Arte y Fotografía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...