Refugios para pasar la noche

Si te gustan los deportes de montaña, como el alpinismo, la ascensión o el treking, conocerás la existencia de refugios en los que poder pasar la noche. Si quieres vivir la experiencia única de sentir la naturaleza en toda su expresión, te recomendamos pernoctar en uno de estos refugios.

Desde siempre, las personas que se han movido por la montaña han utilizado cabañas de pastores y edificaciones similares que encontraban en sus travesías para pasar la noche. Desde el siglo pasado, con la proliferación de excursionistas que dedicaban su tiempo libre a pasear por la montaña o a realizar actividades deportivas en la naturaleza, se han ido construyendo unas instalaciones específicas para pernoctar en estos entornos naturales. La finalidad de estas instalaciones, los llamados refugios, es facilitar las ascensiones o las travesías que realizan estos montañeros.

Vistas desde el refugio de Biadós, en el Pirineo.

En España existen numerosos refugios de montaña, sobre todo en la zona de los Pirineos, los Picos de Europa, el Sistema Central o Sierra Nevada (las zonas montañosas con mayor altitud de la península). Estas instalaciones no deben confundirse con casas rurales o centros de turismo rural, ya que en ellas solo vamos a encontrar un lugar para dormir (a veces son solo colchones) y una pequeña cocina en la que preparar alimentos. No obstante, existen algunos refugios con más servicios (como comedores, lavandería, habitaciones, etc.), pero están ubicados en rutas más turísticas con mayor tránsito de personas y más orientados al turismo que a la práctica de deportes de montaña. Los verdaderos refugios son los que se encuentran distribuidos estratégicamente en los caminos de ascensión a las grandes cumbres y en las rutas de travesías que pueden tener una duración de varios días.

Lo más interesante de los refugios de montaña es que, generalmente, están abiertos a todos los excursionistas, por lo que es muy probable que nos encontremos con personas de otros lugares con los que compartir experiencias. En algunos refugios es necesario realizar reservas, ya que hay entidades que se encargan de su gestión y mantenimiento (generalmente federaciones de excursionistas), pero por lo general podremos encontrarnos sus puertas abiertas.

Pasar la noche en un refugio debe tomarse como una manera de entrar en comunión con la naturaleza. Es menos arriesgado que acampar al aire libre, porque estaremos protegidos de animales e inclemencias del tiempo, pero mantiene ese espíritu aventurero que acompaña a cualquier travesía por la montaña. Las personas que utilizan los refugios son respetuosas con el medio ambiente y suelen mantener en condiciones el lugar, intentando dejar las mínimas huellas de su paso por la instalación y minimizar su impacto en el entorno natural. Lo más común es que cada uno recoja la basura que genere y se la lleve consigo hasta depositarla en los contenedores más próximos, ya que en plena montaña no suele haber servicios de recogida.

Foto por Kom_bo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...