Pueblos dignos de un paisaje de los Alpes, pero en Japón

Shirakawa-go y Gokayama son dos pequeños enclaves rodeados de montañas y expuestos a grandes nevadas en invierno. Su entorno y clima son tan parecidos a los de los Alpes que la estampa que dibujan es muy parecida. Tanto que es difícil adivinar dónde se encuentran realmente.

Uno no viaja hasta tierras asiáticas para disfrutar de un paisaje digno de tierras europeas. Pero está bien saber que, en caso de querer hacerlo, puede. Sobre todo cuando el viaje nos lleva hasta una de las mejores postales del viejo continente. Aquella de casitas nevadas, iluminadas entre la neblina nocturna, que se alzan entre las cordilleras de los Alpes. Esta misma fotografía, tan típica de Austria o Suiza, también podemos tomarla en Japón. Sí sí, en Japón.

Existe un lugar en el centro de la isla grande del país, al norte de Nagoya, donde las montañas abundan y el frío aprieta en invierno. Un lugar cuyo 96% de la superficie es forestal, excepto un 4% destinado al cultivo. Se trata de las aldeas de Shirakawa-go y Gokayama. Dos enclaves que, pese a su proximidad, pertenencen a prefecturas distintas. El primero, más extenso y popular, forma parte de Gifu. El segundo se encuentra en los dominios de Toyama.

Las casas de la zona están construidas bajo la perspectiva funcional. Sus tejados presentan una gran inclinación y prácticamente alcanzan el suelo, y están hechos así para que puedan resistir mejor el peso de la nieve. Ello les otorga un gran parecido a las construcciones típicas de Los Alpes, que sufren un mal idéntico. Sin embargo, en el caso japonés estas casitas son toda una muestra de arquitectura tradicional. Otra de las grandes bazas de una cultura milenaria.

Las casitas de Shirakawa-go y Gokayama responden a un estilo de construcción denominado ‘minka‘, y que hace referencia a las viviendas de tres castas: los campesinos, los artesanos y los comerciantes. Dentro de esta tipología, responden a una de las modalidades más especiales y admiradas. Se trata del estilo ‘gasshō-zukuri‘. Literalmente, ‘manos unidas en oración’. Y es que lo que en japonés suena exótico es a menudo una descripción metafórica. En este caso, lo que aparentan las dos alas del tejado al casi tocarse entre sí.

Tal es el valor de estas construcciones, y del espacio que ocupan, que su conjunto fue designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995. Se puede llegar hasta Shirakawa-go en autobús desde las localidades cercanas más importantes: Kanazawa y Takayama. Sobre el nombre de cada una os hemos adjuntado enlaces donde os explican cómo, y os dan algunos detalles de la aventura.

Foto: Dakiny.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...