Ponte Vecchio, el mayor puente de Europa

Ponte Vecchio.

Italia posee grandes lugares en los que descubrir una arquitectura que a nadie dejará igual. Uno de los lugares más bonitos del mundo, situado allí, es el conocido Ponte Vecchio, o Puente Viejo, una construcción medieval situada por encima del río Arno en Florencia. Este puente de inmensas dimensiones, se cuenta que fue construido en primera instancia por el pueblo romano, en madera. Pero sin embargo, con el paso del tiempo, y por catástrofes naturales como alguna inundación, el puente se iba degenerando. Por lo que, en el año 1331, el pueblo italiano reconstruyó el famoso puente, esta vez en tierra. La obra final y el diseño clásico se le atribuye al arquitecto y pintor italiano Taddeo Gaddi.

Ponte Vecchio es el puente más antiguo de toda Europa. Con unos arcos de hasta 30 metros de altura, este puente es el refugio de grandes tiendas y variada actividad comercial. Sobre él, las joyerías, las boutiques, y demás puestos de venta son los que convierten la parte superior del puente en toda una zona de compra-venta. Y es que, al parecer, el puente está exento de tasas e impuestos, por lo que montar un negocio sobre él, no requiere un pago extra.

Curiosas las anécdotas o leyendas que se cuentan acerca de este puente, siendo uno de los más comerciales del mundo. Se cree que el origen de la palabra ‘bancarrota’ se originó en la superficie de Ponte Vecchio. Al parecer, todos los comerciantes tienen su mercancía sobre mesas, en la que exponen sus productos al público.

Según la leyenda, cuando uno de los comerciantes no podía pagar sus deudas, los soldados acudían a su mesa para romperla. Por lo tanto, su banco (en sentido de mesa), roto, pareció derivar a la palabra ‘bancarrota’. Así los comerciantes se quedaban sin un lugar en el que vender la mercancía.

Este puente ha tenido muy buena suerte a lo largo de la historia. Su construcción puede observarse, gracias al destino, o a su gran belleza. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos puentes fueron destruidos, a diferencia de Ponte Vecchio. Los alemanes arrasaron por toda Europa, bajo las ordenes del dictador nazi. Sin embargo, parece ser que a Hitler debió gustarle el puente, por lo que no se destruyó pero quedó inhabilitado, por la destrucción de una gran cantidad de edificios que se encontraban a ambos lados del puente. Pese a ello, las tropas alemanas decidieron mantener el puente con vida, y por lo menos, hoy en día podemos seguir disfrutando de esta maravilla monumental.

Foto: Photo Javi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...