Pilares de roca del Lena, viaje al origen del mundo

Los Pilares del Lena conforman un impresionante bosque de piedra a orillas del río Lena, en Siberia. Se extienden a su orilla a lo largo de 80 km2 y algunos de sus pilares alcanzan los 150 metros de altura. Desde principios de julio son Patriomonio de la Humanidad.

La lista de lugares Patrimonio de la Humanidad crece como la espuma, y entre sus miembros ya encontramos rincones del mundo de lo más variopintos. Pero mención aparte merecen los recién incorporados Pilares del Lena, en el extremo oriental de la estepa siberiana. Un impresionante escenario natural, prácticamente virgen gracias a su aislamiento, que los más aventureros deben anotar como ‘must’ en sus próximas escapadas.

Los Pilares del Lena, como su nombre indica, conforman un impresionante bosque de piedra a orillas del río Lena, el décimo más largo del mundo. Se extienden a su orilla a lo largo de 80 km2 y algunos de sus pilares alcanzan los 150 metros de altura. El total de la reserva natural alcanza los 4.850 km2, y en su interior encontramos desde desiertos hasta zonas con permanente capa de hielo bajo el suelo firme (permafrost).

Más allá del maravilloso espectáculo que conforman, los Pilares del Lena son uno de los mayores testigos de la historia de la Tierra que encontramos sobre el planeta. Y lo mejor es que, gracias a lo difícil que es acceder a ellos, están prácticamente inexplorados por el turismo. La piedra caliza que los conforma cuenta con unos 530 millones de años de antigüedad, mientras que los pilares se conformaron gracias a movimientos tectónicos que tuvieron lugar hace unos 400.000 años.

Entre pilares y rocas, los arqueólogos han encontrado restos de fauna extinguida como mamuts, bisontes árticos o rinocerontes lanudos. También un asentamiento humano de entre 260.000 y 370.000 años de antigüedad, cuyas pinturas rupestres se conservan visibles y del que se han extraído diversas herramientas de piedra.

Pero no solo de reliquias perviven los Pilares. En su interior conviven hoy 21 especies de plantas en peligro de extinción, 101 especies de aves y 36 especies de mamíferos. También alberga minas de diamantes, el mineral más preciado del mundo. Todo ello le ha valido al lugar para el ser incorporado en la valiosa lista de Patrimonios de la Humanidad, aunque no todo han sido alegrías en este aspecto. Y es que de los 25 lugares rusos que cuentan con este honor, al menos cinco se encuentran en situación de amenaza, según ha denunciado Greenpeace. Sin embargo la UNESCO, más allá de reconocerles el mérito natural y paisajístico, no ha tomado ninguna medida para preservarlos.

«¿Cómo llegar hasta los Pilares del Lena?», os preguntaréis los más intrépidos. La opción más factible es volar hasta la localidad de Yakutsk. Capital de la República de Saja y con unos 270.000 habitantes, esta ciudad es una de las más frías del mundo. En invierno alcanza temperaturas de hasta 50 grados bajo cero, aunque se mantiene entre los 5 y los 12 grados en los meses de verano.

Desde Yakutsk se organizan viajes en barco a través del Lena por unos 500 euros. La travesía hasta el bosque rocoso demora unos tres días. Quizás con la incorporación de los Pilares a la lista internacional se generan más facilidades para el viaje. Pero por el momento, esta larga ruta es la mejor opción.

Fuentes: RT, Destylou-rincones, Tourism-Review.

Foto: Linjye.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...