Parque de Muskau, una auténtica reliquia histórica

Parque de Muskau.

El parque de Muskau es uno de los que menos hemos oído hablar, a pesar de su gran importancia tanto cultural como histórica. Construido en un parque al más puro estilo inglés, este gigantesco terreno ocupa más de 540 hectáreas, constituyéndose de este modo en el más grande de toda Europa Central. Situado en la ligera frontera que concurre entre Alemania y Polonia, declarado para ambos Patrimonio de la Humanidad según la Unesco.

La construcción de este magnífico parque comenzó en el año 1815, tras el regreso del príncipe alemán, Hermann Von Pückler-Muskau. Dicho príncipe fue también el diseñador y creador de esta obra natural, ya que era un gran aficionado a la jardinería y a los parques. Tras haberse marchado a Inglaterra a estudiar más acerca de ellos, de su cuidado y de su construcción, decidió que era el momento de quedar vivo en la memoria de todos con esta increíble obra al aire libre.

Mucho más adelante decidió que debía crear una escuela para enseñar a quienes estuvieran interesados en el cuidado y mantenimiento de los paisajes. Con la ayuda de Jacob Heinrich Rehder, obtuvieron un gran resultado en el cuidado del parque, proponiendo del mismo modo una remodelación del Castillo Viejo conocido como Altes Schloss, para convertirlo en Neues Schloss (Nuevo). Así se constituyó como un centro neurálgico del parque, con senderos que cruzan todas las avenidas del verde paraje y que, junto a los puentes, crea un espectáculo muy preciado entre los visitantes más asiduos del parque de Muskau.

Posteriormente, durante la 2ª Guerra Mundial el parque quedó desatendido y no se cuidó lo suficiente, por riesgo de alerta ante un ataque de las tropas soviéticas.  De este modo, todos los castillos y los puentes del parque de Mukau quedaron destruidos, y posteriormente se comenzó a crear una nueva línea de frontera entre Alemania y Polonia, lo que dividió por una parte los castillos, que quedaron en zona alemana, y la gran parte del terreno del parque, que quedó en la zona polaca.

Mucho después, en 2004, la Unesco otorgó al magnífico parque el título que merece, ya que consideran que la colaboración de ambos paises finalmente, ha hecho posible que el parque quede como una auténtica obra maestra a la cual se puede acceder desde ambas partes de los países. De este modo, tanto los puentes como los castillos han sido reconstruidos, para que todos los turistas puedan deleitarse  y admirar tal obra maestra, con un gran aire de historia y con grandes cosas que mostrar a los ojos del mundo.

Foto: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...