Papúa Nueva Guinea, el sueño de cualquier antropólogo

Con la esperanza de vida más baja del mundo, Papúa Nueva Guinea no puede presumir de condiciones económicas, sociales ni de desarrollo. Sí que puede hacerlo, sin embargo, de poseer una rica variedad de ecosistemas y culturas. Hasta el punto de destacar en ambos aspectos a escala planetaria cuando su territorio apenas alcanza el medio millón de km2.

Con la esperanza de vida más baja del mundo, Papúa Nueva Guinea no puede presumir de condiciones económicas, sociales ni de desarrollo. Sí que puede hacerlo, sin embargo, de poseer una rica variedad de ecosistemas y culturas. Hasta el punto de destacar en ambos aspectos a escala planetaria cuando su territorio apenas alcanza el medio millón de km2. En su mayoría formado por la isla de Nueva Guinea, cuyo dominio comparte con su vecina Indonesia, y el resto repartido entre varias pequeñas islas de tamaño diverso.

Poblado de Eora Creer en Kokoda Track, Papúa Nueva Guinea


Papúa Nueva Guinea se convierte, con todo ello, en un destino muy preciado para viajeros. Se calcula que habitan más de un millar de grupos culturales, cada uno con sus propias costumbres, ritos e incluso lengua. De hecho, este país posee una de las mayores variedades idiomáticas del mundo. Ello ha permitido que se convierta en referencia en lo que a vida tribal se refiere, con poblados que aún hoy viven de la agricultura, pesca y caza de subsistencia y que conservan sus propias tradiciones intactas.

Claro que, como cabía esperar, la afluencia de turistas ha convertido esta diversidad de un espectáculo digno de Port Aventura. Las pinturas de colores vivos, máscaras, canoas y danzas de sus festividades son de lo más pintorescas para el visitante, por lo que las webs de turismo en Papúa Nueva Guinea ya han aprovechado para sacarle provecho. No obstante, la realidad es una población que conserva su forma de vida, sí, pero alejada del folclorismo exagerado que algunos quieren vender.

Sea como sea, todo ello sucede en entorno magnífico para los amantes del deporte. El senderismo, el rafting, la navegación en kayak, la pesca y, sobre todo, el buceo y el snorkeling son las actividades más destacadas en el lugar. Con cualquiera de ellas podremos disfrutar de los ecosistemas de la zona, con coloridas especies de pájaros como protagonistas y en un entorno tropical y de predominio montañoso. De hecho, estas islas forman parte del cinturón de fuego del Pacífico, por lo que hay la actividad sísmica y volcánica es frecuente.

Uno de los motivos por los que este país se recomienda sobre todo para un gran viaje o para expedicionarios son las condiciones de entrada en el mismo. Se requiere de pasaporte con mínimo seis meses de vigencia y de visa de entrada. Para acceder, además, es obligatorio hacer escala en aeropuertos de China, Australia, Singapur, Filipinas o Malasia. Solo cuatro líneas aéreas vuelan al pequeño Aeropuerto Internacional de Jackson, a ocho kilómetros de Port Moresby, capital del país.

Más allá de los excesos folclóricos, Papúa Nueva Guinea es una de las mayores representaciones de la diversidad planetaria. Atrévete a descubrirla.

Foto: Arthur Chapman en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...