Molinos de Holanda

Molinos de Holanda

¿Quién no conoce los molinos de viento? A pesar de que su uso ya no es tan frecuente dentro del mundo moderno, estas maquinarias aún sobreviven en algunos lugares del mundo, sobretodo en Europa, y específicamente en Holanda. Se cuenta que durante el siglo XIX se llegaron a construir hasta 9,000 molinos en este país. ¿Puedes creerlo? Pero para hablar de los molinos debemos remontarnos a su origen. Por si no lo sabías, el origen del molino puede generar algunos desencuentros. Algunos señalan que fue obra de un griego llamado Herón de Alejandría, mientras que otros opinan que fueron los persas quienes lo inventaron, alrededor del siglo VII. De lo que no hay duda es que este mecanismo adquirió fama en la Edad Media.

Durante aquel periodo, antes de la revolución industrial, los molinos de viento llegaron a Holanda. En ese entonces, los molinos tuvieron diversas utilidades. Por ejemplo, algunos sirvieron como fábrica de papel, otros como aserradora de madera, otros tantos para el riego, muchos otros para la elaboración de aceite o prensado de semilla. En el caso concreto de Holanda, los molinos sirvieron muchas veces para bombear agua o trasladar agua de un canal a otro, debido que los lugares donde se encuentran están por debajo del nivel del mar.

Este es el caso de Kinderdijk, un pueblo cercano a Rótterdam, mundialmente famoso por poseer la mayor cantidad de molinos en buen estado para deleite de los turistas. Sus 19 molinos construidos en el siglo XVIII, siguen vigentes hasta el día de hoy y se ubican a lo largo de un canal, funcionando después de siglos. Aunque es un poco complicado llegar a Kinderdijk, vale la pena darse un viaje y ver estas hermosas herencias del pasado.

Otro poblado holandés que aún tiene el privilegio de tener estas reliquias es el pueblo de Zaanse Schans. Por si nunca antes escuchaste sobre él, te contamos que Zaanse Schans es un típico pueblo holandés con casas de madera que tienen las fachadas pintadas de diversos colores y que se comunican entre sí a través de pequeños puentes. Estos puentes de madera se elevan sobre los canales que recorren el poblado, creando un hermoso paisaje. Algunos de los molinos que aún se mantiene en buen estado sirven para elaborar aceite o para moler madera. Conocer estos maravillosos molinos de viento es conocer también la historia de un país extraordinario y original.

Foto | edans

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...