Melbourne, la ciudad más europea de Australia

Melbourne, la ciudad más europea de Australia

Una familia compuesta por el padre, la madre y dos hijos baja del avión, han viajado cientos de kilómetros porque han decidido visitar la ciudad jardín, Melbourne, la ciudad más europea de Australia y la segunda más importante de dicho país. La ciudad donde uno puede tomarse una fotografía con un canguro o un koala, lo que usted elija. La ciudad donde los rascacielos son imponentes y las personas las más confiables, una ciudad que según dicen es un destino catalogado como imprescindibles para aquellos que quieran conocer el mundo por partes.

A Melbourne, los turistas que la vuelven a visitar la han catalogado como la ciudad de la diversión, por sus innumerables atractivos con las que cuenta, en especial por las actividades al aire libre, al padre de familia le fascinará ir a pescar en compañía de sus hijos, a los niños les representará un estimulo hacer el canotaje, a la esposa ir hacia la playa para disfrutar del sol, para otros jóvenes visitantes estará disponible el subir por las rocas o practicar el surf en las olas mas impresionantes del mundo.

Pero sobre todo a la visita de la familia no le dejará de sorprender la ciudad jardín. El encanto de los innumerables jardines y parque llenos de color verde que los invitan a recorrerlos y a respirar el aire puro de la ciudad, a jugar en los jardines, pisar la fresca hierba, sentir la frescura de cada lugar al traspasarlo. La ciudad tampoco ha dejado su velo del pasado, aunque ahora se convive con la modernidad configurando un nuevo rostro gracias a sus imponentes edificios. La ciudad es cosmopolita, apta para ciudadanos globales que viene hasta aquí, para cualquier persona que busque diversión durante el día y cómo no por las noches, donde sus bares y restaurantes son visitados en gran mayoría.

Melbourne no sería Melbourne sin un paseo por el Río Yarra y su bahía de Port Phillip, donde surgió el clásico retrato de la ciudad en cada postal que abarrota las agencias de viaje del mundo. Razón por la cual la familia con sus dos hijos ha llegado desde muy lejos, tampoco Melbourne sería Melbourne si no se llega al Jardín Botánico, donde uno podrá eternizar el momento de su visita al lado de un canguro o un koala sin el mínimo riesgo de recibir un golpe de estos curiosos animales nativos.

Foto | adselwood

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...