Los manjares de los restaurantes en Barcelona

El escenario de los restaurantes Barcelona es una aventura constante que oscila entre la innovación culinaria de vanguardia y los más rústicos platos de la comida tradicional catalana. En ambos lados de la balanza de cocina existen brillantes cocineros capaces de crear algunos de los mejores manjares de la cocina mediterránea de Europa.

En cuanto a la composición de los platos que puedes degustar en cualquiera de los muchos restaurantes en Barcelona encontrarás, seguro, el pescado, pues los catalanes son amantes del mar. También puedes encontrar buenas verduras, conejo, pato, cordero, caza y los ingredientes naturales de los Pirineos o el Mediterráneo.

El Mar i muntanya (literalmente, «mar y montaña», es decir, mar y tierra) es un estándar: Conejo y langostinos, sepia con albóndigas, los garbanzos y las almejas son sólo algunos ejemplos de las combinaciones posibles para aunar el mar y la montaña.

La combinación de los gustos salado y dulce es, también, un legado morisco y es otro tema común en la cocina catalana. Algunos ejemplos son el pato con peras, el conejo con higos, o el cordero con aceitunas.

La dieta mediterránea, basada en aceite de oliva, pescados y mariscos, vegetales fibrosos, la cebolla, el ajo y vino tinto, está en su casa en Barcelona, adornada por cuatro salsas básicas de Cataluña: alioli (ajo y aceite de oliva batidos), romescu (almendras, avellanas, tomate, ajo y aceite de oliva), sofrito (cebolla frita, tomate y ajo), y la samfaina (una mezcla de ratatouille de verduras).

Los platos típicos incluyen habas a la catalana  bullabesa y espinacas a la catalana (espinacas cocinadas con aceite, ajo, piñones, pasas y trozos de tocino). El pan tostado es a menudo rociado con aceite de oliva y la difusión de tomate exprimido para hacer pa amb tomàquet, delicioso por sí solo o como guarnición.

Los vinos catalanes del Penedès, especialmente la méthode champenoise local (vino blanco espumoso conocido en Cataluña como cava), sirve para acompañar a debidamente la cocina regional.

Un complemento de la oferta gastronómica de Barcelona está dada por los bares y cafeterías. En este sentido, Barcelona puede tener más bares y cafeterías por habitante que en cualquier otro lugar del mundo.

Las cafeterías cumplen una función importante como lugar de encuentro y fiesta a la que todos están invitados pero hay que tener en cuenta que los cafés al aire libre a lo largo de la Rambla son ruidosos, polvorientos, caros y demasiado expuestos a los ladrones y carteristas.

Fotografía: Franch Chilli

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...