Los Jardines Perdidos de Heligan en Inglaterra

Creados en el siglo XVIII, su restauración tuvo incluso su propia serie de televisión. Hoy son una de las visitas más populares de Inglaterra, sobre todo por las curiosas esculturas que Susan Hill ha integrado en el paisaje.

Lost Gardens of Heligan

Excepto los destinos que ya son un festival de vegetación por sí mismos, no hay lugar que se precie que no disponga de su jardín botánico. Remansos de paz y pulmones de cualquier núcleo urbano, permiten además contemplar especies vegetales de todo el mundo en un espacio reducido. Ahorran un viaje y a la vez despiertan las ganas de viajar.

De jardines botánicos hay muchos, pero pocos tan fascinantes como el Lost Gardens of Heligan (‘Jardines Perdidos de Heligan’ en nuestro idioma) del condado de Cornualles, en Reino Unido. Más concretamente, se encuentra en una zona rural del extremo suroeste de Inglaterra, en una punta de de tierra que divide su costa entre el Mar Céltico y el Canal de la Mancha.

Podríamos decir mucho de estos jardines. Que siguen el estilo Gardenesque, típico del siglo XIX y famoso por el diseño de sus diferentes áreas y la abundancia de especies tropicales. Que cuenta con el único ‘Pozo de Piña’ (‘Pineapple pit’ en inglés) conservado de Europa, un método de cultivo desarrollado durante la época victoriana que permitía el cultivo de piñas en climas fríos. O que encontraremos desde camelias hasta hortalizas.

Sin embargo, lo que más llama la atención a los viajeros, y lo que invade sus instantáneas, son las esculturas de la artista Susan Hill. Su obra consiste en un conjunto de personajes que se integran con la vegetación de los jardines, y que sorprenden y generan un ambiente místico. Mujeres recostadas, niños paseando, y la famosa Cabeza del Gigante (‘The Giant’s Head). Una cabeza que asoma entre el césped, y que observa a los visitantes con sus inquietantes ojos azules.

Los inicios de estos jardines se remontan a mediados del siglo XVIII. Fueron creados por la familia Cornish Tremayne, que contaba con una finca en la zona. De hecho, aún hoy se encuentran dentro de sus dominios. Lucieron en todo su esplendor hasta la Primera Guerra Mundial, cuando los bombardeos provocaron la muerte de 16 de sus 22 jardineros. Tras tan fatídico acontecimiento, cayeron en el abandono.

Años más tarde llegó el mayor salvador de la sociedad moderna: la televisión. Channel 4 dedicó una serie entera de 6 episodios a su restauración, tras lo cual se convirtió en un gran atractivo turístico. Y en consecuencia, reportó beneficios en forma de empleo e ingresos a una zona bastante olvidada del país.

Hoy los Jardínes Perdidos de Heligan son uno de los jardines botánicos más populares de Reino Unido. Abren al público durante todo el año y se puede acceder a ellos por 11 libras. Y por supuesto, son una visita de lo más simpática para realizar en familia. Os recomendamos consultar su web para saber cómo llegar, aunque lo más recomendable es hacerlo en coche. Así que es la clase de visita que se puede incluir en un viaje en ruta, pensado para descubrir la Inglaterra más rural y desconocida.

Foto: Lee Jones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...