Los Doce Apóstoles viven en Australia

Un conjunto de pináculos dominan el litoral del Parque Nacional Port Cambell, en Australia. Aunque son nueve, reciben el nombre de ‘Doce Apóstoles’, quizás por su majestuosidad y su braveza resistiendo el poder del mar.

Esta afirmación quizás sorprenda a algunos, más cuando Santiago Apóstol cuenta con una bonita catedral en Santiago de Compostela. Muy cerca de casa. Pero en realidad los Doce Apóstoles (‘The Twelve Apostles’)siguen vivos y viven en Australia. Se alzan como pináculos en el litoral sur de la isla grande, demostrando su poder sagrado al resistir la fuerza de las olas.

Esta maravilla natural es uno de los destinos turísticos más populares del país. Se encuentra en el pequeño estado de Victoria, al sureste de la isla, y forma parte del Parque Nacional Port Campbell. Su proximidad con Melbourne la convierte en un destino muy asequible para cualquier turista con ganas de conocer el país y no quedarse solo con el encanto de una gran urbe.

Los Doce Apóstoles lo forman un conjunto de agujas de roca que han resistido la erosión del mar, y que actualmente sobreviven frente al abrupto litoral. Hasta la década de los 50 recibieron un nombre mucho más pagano, ‘La cerda y los lechones’ (‘Sow and piglets’), que con mucho gusto fue sustituido por el actual. Sin embargo, resulta curiosa la denominación, pues desde ningún ángulo pueden contemplarse doce pináculos. A lo sumo se cuentan nueve, que son los que realmente conforman los Doce Apóstoles.

En cualquier caso, quién sabe si por aquel entonces los apóstoles aún eran doce, o trece, o más. La erosión del mar ha provocado la caída de algunas de las agujas, y las que quedan por venir. De hecho, un ‘apóstol’ de 50 metros de altura se derrumbó en 2005. Y otra roca, perteneciente al pequeño grupo de Las Tres Hermanas (‘The Three Sisters’), se derrumbó en el mar en septiembre de 2009. A este ritmo nuestros nietos quizás ya no puedan disfrutar de este lugar.

Y es que el origen de esta formación rocosa viene del mar. La erosión continua de la roca acabó por provocar primero cabos, luego cuevas y luego derrumbes en la tierra firme. Solo las rocas más duras resistieron el golpe. Con braveza, y aunque condenadas, siguen en pie a día de hoy.

A principios del nuevo milenio se construyó en la zona un centro de visitantes con aparcamiento, y se habilitó el acceso a las mejores áreas para contemplar a estos seres bíblicos. Quienes puedan permítirselo tienen la opción de recorrer la zona en helicóptero, una experiencia única.

La visita a los Doce Apóstoles es sencilla y muy recomendable. ¿Nuestro consejo? Que los incluyas a todos en tus próximas vacaciones.

Foto: flyingpurplemonkeys.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...