Los chinos celebran el Día de los Enamorados regalando luciérnagas

Los chinos tienen diferentes forma y fecha de celebrar el Día de los Enamorados. Para ellos, el símbolo máximo de amor son las luciérnagas, que se regalan en el séptimo día del séptimo mes lunar del año. Una ceremonia conocida por todos como San Valentín o, para ellos, Qixi.

Los chinos tienen diferentes forma y fecha de celebrar el Día de los Enamorados. Para ellos, el símbolo máximo de amor son las luciérnagas, que se regalan en el séptimo día del séptimo mes lunar del año. Una ceremonia conocida por todos como San Valentín o, para ellos, Qixi, patrimonio cultural de China desde 2006.

Se trata de una costumbre que se remonta milenios atrás. Se cuenta la leyenda de un amor imposible. Un amor sometido a las injusticias sociales y raciales y es que, el granjero Niu Lang y el hada (Qi Jie o séptima hada, en mandarín, o Zhi Nü, según las versiones), se enamoraron mientras ella se bañaba. No obstante, la Diosa de los Cielos, que no aprobaba esa unión, alejó en un gesto de celos a los enamorados para toda la eternidad y los envió al cielo con un nuevo cuerpo: las estrellas Vega y Altair, eternamente separadas por la Vía Láctea. Además, el hada tuvo la condena de tejer nubes para el resto de su vida.

Sin embargo, en el día de los enamorados, todas las urracas del mundo les conceden una visita de amor a los amantes y se reúnen para hacer un puente que enlaza las dos estrellas de la Vía Láctea para que la pareja pueda volver a verse, junto a sus dos hijos, durante un corto periodo de tiempo. Durante la jornada, suele llover porque el cielo llora el reencuentro de los enamorados, además de poder escucharse por la noche la conversación de los amantes.

En la actualidad, las parejas intentan imitar la historia de amor lejendaria. De esa forma, las chicas solteras pueden participar en un concurso de costura y encajes que imitan los tejidos que vestía el hada para encomendarse a ella y que les consigue un buen reposo. Los varones, en cambio, regalan cosas más tradicionales como flores o chocolate, pero también algo menos convencional, como las luciérnagas, que es un verdadero triunfo en las ventas online.

Efe Li Ting, dueña de uno de estos comercios por internet, asegura que el negocio es muy rentable y es que, durante esa semana vendió más de 5.000 insectos, que trae desde la ciudad de Ganzhou, en la provincia oriental de Jiangxi. «Hace cuatro años empecé este negocio y al mes vendo más de 10.000 luciérnagas», afirma la vendedora.

Regalar este tipo de insectos también es resultado de otra leyenda, que narra la historia de otros dos amantes, Xia Lang y Ji Gu, que se enfrentaban a la dificultad ancestral de que ella se debía de casar con otra persona aunque no la amaba, el emperador Yu. Antes que dar su vida a otro hombre, los enamorados decidieron saltar a un manantial del que luego salieron convertidos en luciérnagas. Y es que, el amor no entiende de raza, edad, sexo o regalos.

Fuente / 20 minutos

Foto / Jos Dielis

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...