Las peticiones más curiosas recibidas por los hoteles

Algunos hoteles hablan de las curiosas peticiones que reciben de la mano de los viajeros, en algunos casos realmente extrañas.

Hotel Indigo

Cuando reservamos una habitación normalmente nos preocupamos de cómo es la cama, la iluminación o incluso de si el minibar tiene nuestra bebida favorita. Pero eso, como mucho. No obstante, hay viajeros que piden más cosas y algunas de ellas son absolutamente curiosas. Desde la edición web de la CNN nos hemos encontrado un buen resumen de estas curiosidades y queremos comentaros algunas de ellas.

Una de las que más nos han divertido es la de unicornio. Cuenta el Hotel Indigo que en una ocasión recibió una petición para que en la habitación le esperara al viajero un unicornio. Desde el hotel pensaron que era una idea imposible y que tenían que responder de forma divertida. Le dejaron una carta al viajero argumentando que no era temporada de unicornios porque ya habían emigrado y no volverían hasta el verano. En su lugar le dejaron un peluche de un unicornio junto a un resto de nota muy divertida.

En otro caso, una pareja solicitó al hotel que les hicieran dos estatuas de tamaño real de sí mismos en chocolate como sorpresa para la celebración de su boda. Al final, meses después de duro trabajo, el chef del hotel consiguió dar forma a las estatuas, pero no fue sencillo.

Otro buen ejemplo fue el que solicitó una empresa al hotel que se utilizó en la película Resacón en Las Vegas. Se les solicitaba organizar una despedida de soltero como la de la película. Lo que se encontraron fue la propia habitación del film y un grupo de invitados bastante particulares, como dos hombres disfrazados de tigres, un boxeador que parecía Mike Tyson, gente con togas y otros personajes invitados que apoyarían a una noche llena de alcohol.

También hay muchas peticiones relacionadas con el amor que sienten los viajeros por sus mascotas. En un hotel de Londres se solicitó carne de Kobe para el perro del viajero a diario. El precio de esta carne es de unos 50 euros por cada 300 gramos, por lo que no es precisamente barata. En otro ejemplo una anciana solicitó a los miembros del hotel que le echaran una mano para esparcir las cenizas de su perro fallecido en el mar, a lo que la ayudaron con una ruta especial.

Este tipo de peticiones, no obstante, suelen ser bien recibidas por los hoteles, al menos en los casos en los que el dinero del viajero no es un inconveniente. Así que si tenéis alguna fantasía por rara que sea, es posible que os ayuden a cumplirla.

Foto: Jim Moore

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...