Las islas de Venecia

Venecia es bella por si solo, pero son tantos los turistas que lo saben que a veces puede resultar un tanto sofocante. Para descansar, nada mejor que algunas de las islas que la rodean, cada una con su aliciente especial. Recorremos las de Murano, Burano, Torcello y San Michele.

Venecia, destino de enamorados. De canales, de puentes, de callejuelas y de plazas. De monumentos y de historia. Aunque pequeña y con una población inferior a los 300.000 habitantes, ninguna ciudad ha conseguido conquistar los corazones como ella. Su belleza atrae a millones de visitantes cada año, y lo que podría ser su gran virtud se convierte entonces en un pequeño defecto.

Visitar Venecia y perderse en sus canales es imprescindible para cualquier viajero, y una experiencia que le marcará de por vida. Dicen que basta con un par de días para descubrirla, quizás tres o cuatro si se tiene intención de visitar algún museo. Sea como sea, en este artículo os recomendamos buscar un alojamiento para una semana y conocer las islas que rodean la ciudad. Menos masificadas y con muchos encantos por descubrir. En la web hotelesenvenecia.es encontraréis interesantes propuestas.

Y sin más dilación, e aquí las islas que no os podéis perder en un viaje a Venecia. Podréis llegar a todas ellas fácilmente en vaporetto.

  • Isla de Murano: También conocida como la pequeña Venecia o la Isla de Cristal, es famosa por las virguerías que sus artesanos fabrican con este material. Las figuras de cristal adornan incluso las calles, y las fábricas más destacadas realizan visitas guiadas para turistas y curiosos. Y como buena pequeña Venecia, en ella no faltan los canales ni los barcos.. Una estampa presidida con orgullo por la Basílica de Santa María y Donato.
  • Isla de Burano: Menos turística que la anterior, es popular por sus piezas de encaje hechas a mano. Además de contar con museo propio, se venden en las pequeñas tiendas que invaden el lugar. No siempre son auténticas, pues algunas son importadas de otros países. El precio suele ser el mejor distintivo de calidad. A mayor importe, más garantías. En cualquier caso, la isla también es conocida por sus coloridas fachadas. Dicen que fueron pintadas con colores vivos para que los pescadores pudieran reconocer su hogar mientras realizaban su labor en aguas cercanas.
  • Isla de Torcello: La más tranquila de las islas que rodean Venecia, quizás por encontrarse prácticamente abandonada. Sorprende que no solo fuera la primera de la zona en estar habitada, atrayendo población incluso antes que Venecia, sino que fuera también un importante núcleo urbano entre los siglos V y IX. Hoy solo conserva en pie dos de sus principales estructuras arquitectónicas, la Basílica de Santa Maria Assunta y la Iglesia de Santa Fosca, y es el lugar perfecto para descansar del bullicio turístico que caracteriza Venecia.
  • Isla de San Michele: También conocida como la Isla de la Muerte, es el lugar donde reposan las almas de Venecia desde principios del siglo XIX. Y aunque los cementerios no suelen ser turísticos en Italia, en este encontramos tumbas de personajes muy destacados, como Igor Stravinsky o Joseph Brodsky. Es una buena escapada, pues demora solo 5 minutos tomando los vaporettos 41 o 42 desde la Fondamenta Nuove.

Aunque estas son las islas más populares, hay otras escapadas recomendables en Venecia que requieren de transporte por mar. Por ejemplo, la Isla de Sant’Erasmo, de naturaleza agrícola y considerada el huerto de Venecia. O la zona conocida como Lido, donde se celebra el famoso Festival de Cine de Venecia. Es una zona de ocio y dinero, con hoteles de lujo y playas privadas, y el hogar del Casino de Venecia. Lido no destaca por su belleza, pero dispone de un par de inmensas playas públicas ideales para disfrutar en verano.

Foto: PAVDW.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...