La leyenda del lago Titicaca

El origen del Lago Titicaca está rodeado de mitos, dioses y leyendas.

lago

En las aldeas cercanas al Lago Titicaca circulan múltiples leyendas.

El lago Titicaca se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos para los amantes de la naturaleza gracias a la gran variedad de flora y fauna que podemos encontrar a su alrededor y la gran belleza de sus aguas. Situado entre el Altiplano de Bolivia y Perú, el lago Titicaca es el segundo lago más grande de Sudamérica y el lago navegable más alto del mundo. Las excursiones organizadas por sus más de 42 islas atraen a nuevos turistas cada año, pero ¿realmente conocemos la historia que esconde este magnífica laguna?

Como todo lugar que se precie, el origen del lago Titicaca está rodeado de misterio, mitos y leyendas. Algunas hablan sobre dioses, otras sobre magia…pero todas tienen como punto de unión la ambición de la raza humana como causante de los desastres naturales.

Una de las leyendas más populares cuenta que una comunidad vivía en armonía en uno de los valles más fértiles de la región. Sus habitantes eran felices porque nunca les faltaban alimentos y no conocian lo que significaba la palabra sufrimiento o dolor. Los dioses de las montañas conocidos como Apus, habían llegado a un paco con los hombres de aquel valle: gozarían de protección divina siempre y cuando no subieran a la cima de las montañas donde ardía el Fuego Sagrado. Una pequeña prohibición a cambio de una vida perfecta.

Pero el diablo, cansado de observar como la gente era feliz, animó a los hombres a que subieran a la cima de la montaña una y otra vez hasta que un día decidieron escalar la ladera de la montaña. Los Apues descubrieron a los habitantes en plena accióin y tal fue su enfado que enviaron a una manada de pumas para que devoraran a la población, pero una una pareja sobrevivió. Cuando Into, el Dios Sol, contempló aquella masacre, su llanto duró 40 días y 40 noches. Así, a partir de las lágrimas del Dios Sol cuenta la leyenda que nació el lago Titicaca y que las piedras que hoy rodean en lago son en realidad pumas convertidos en piedra por Into.

De ahí que la traducción de la palabra Titi a nuestro idioma signifique Puma y Kaka, piedra. El nombre original del lago es «El lago de los pumas de piedra» y curiosamente, si sobrevolamos el lago en helicóptero, la forma de este se parece mucho a la fugira de un puma en plena caza.

Pero otra de las leyendas que hemos encontrado no nos habla de pumas ni de dioses, aquí lo que predomina es la codicia. Según este mito, una mujer llegó a una aldea exhausta tras una jornada caminando y los habitantes no fueron todo lo hospitalarios que la ocasión merecía. Para que la forastera pudiera descansar, le ofrecieron un rincón estrecho en la sala de la cocina de una de las casas. Al día siguiente, la mujer reemprendió su camino pero antes de partir, pidió a los dueños de la casa que la habían acogido el favor de dejar ahí la tinaja que llevaba, bajo la advertencia de que no abrieran la tapa bajo ninguna cirscuntancia.

El comentario creó espectación en torno a la tinaja y los vecinos de la aldea observaban curiosos como las hormigas de la zona huía del objeto. Ansiosos por conocer le contenido, abrieron la tapa de la tinaja y en ese mismo instante, desencadenaron un violento chorro de agua que inundó toda la aldea. El agua vino acompañada de rocas, veces, vegetación y muchísimas especies que completan la flora y fauna que hoy existe en la lago Titicaca. Hay quien dice que una noche tranquila cerca del lago, todavía se pueden distinguir los restos de aquella aldea maldita.

Foto / kudumomo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...