La fiesta fluvial Transsegre reúne unas 300 barcas de fabricación casera

Como cada año, en Balaguer, Lleida, se celebra una de las fiestas más conocidas de la comunidad: la Transsegre. El festejo consiste en una bajada de cuatro kilómetros, por el río Segre, de embarcaciones hechas de forma casera que tienen en común una cosa, neumáticos hinchados.

Cada año, la provincia de Lleida reúne a más de 10.000 visitantes en el municipio de Balaguer con motivo de una de las fiestas más importantes de Cataluña: la Transsegre. Más de 3.000 personas han estado los días 6, 7 y 8 de julio en el río Segre para navegar con sus botes caseros, hechos por neumáticos inflados, por los cuatro kilómetros existentes entre las poblaciones de Gerb y Balaguer. Este año se ha celebrado la 28ª edición de la fiesta y su gran éxito y apoyo (del patronato de turismo de la diputación de Lleida) propiciará muchas más ediciones.

El recorrido dura dos días. La primera parte se inicia el sábado por la tarde. Las barcas salen del pantano de Camarasa y empiezan a bajar hasta la playa de Sant Llorenç. Por la noche, en el Parc de la Transsegre, se hace una fiesta amenizada con un espectáculo que inaugura la Transsegre, con un gran concierto que dura hasta la madrugada. El 8 de julio, domingo, la fiesta sigue y es que, a las diez de la mañana, los participantes que superaron la prueba del sábado, con resaca incluida, parten de la presa del Partidó, en Gerb, hasta los cuatro kilómetros restantes hacia Balaguer.

Un simpático vecino explica cómo surgió este festejo: «La Transsegre comenzó como una bajada entre unos amigos que quedaron un día para hacer una paella al lado del río y bajar luego con barcas. A medida de ahí, fueron invitando a más amigos y al final se ha convertido en una bajada de unas 3.000 personas por el Segre». Por otro lado, otros participantes dijeron: «Me imagino que es como una especie de Rafting pero más casero por el tipo de barcas que hay. Aquí puede pasar cualquier cosa pero bueno, diversión sobre todo» o «Las mujeres vamos haciendo una parte y los hombres otra durante un mes y cuando terminamos de trabajar, a la barca».

El alcalde de Balaguer, Josep-Maria Roigé, afirma que es una fiesta que, dado su principal aspecto casero, se adapta a la perfección en la tiempo de crisis. Asimismo, fomenta el conocimiento y el turismo de la localidad. En sus propias palabras: «Cualquiera de estas fiestas, que conduce mucha gente, hace que la ciudad sea conocida. Hace que la restauración y otros negocios funcionen durante este fin de semana pero también, algo muy importante, que la gente conozca Balaguer«.

Carles Gatnau, miembro de la organización del evento, ha destacado el buen desarrollo de la fiesta y el impacto económico positivo para Balaguer y su área de influencia. Asimismo, continúa diciendo: «El presupuesto será similar al del año pasado, unos 80.000 euros, y entonces cerramos con superávit, que nos ha ido muy bien para esta edición, y ahora esperamos poder repetir la misma tendencia».

Fuente / transsegre.org

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...