Jujuy, tierra de colores y cultura ancestral en Argentina

En el norte de Argentina, Jujuy es una de las provincias más importantes de esta región del país sudamericano: con paisajes de gran belleza, colores vívidos en sus tierras y una cultura ancestral, esta región destaca por -entre otros atractivos- la Quebrada de Humahuaca, Patrimonio Natural de la Humanidad.

Pumamarca, Jujuy

En el norte de Argentina, Jujuy es una de las provincias de esta región del país sudamericano que invita a ser descubierta, con sus paisajes únicos y su cultura ancestral, con sitios que bien valdrá la pena conocer como la Quebrada de Humahuaca, Patrimonio Natural de la Humanidad.

Se trata de una provincia ideal para recorrer y conocer poblados de montaña, con parques naturales y la presencia de tradiciones milenarias. A medida que se anda por la provincia se podrá ver cómo los colores cambian, así como las texturas de los paisajes, aunque siempre se mantiene el patrimonio más importante, el humano, su gente.

Podemos comenzar por Tilcara, con un pasado de villa veraniega de la sociedad jujeña, y hoy uno de los puntos de mayor interés cultural, además de ser parte central de la Quebrada de Humahuaca, un imprescindible en el destino.

Pero en la localidad en sí, habrá que recorrer sus callecitas, pasear por la plaza principal y probar alguna especialidad local en sus bares y restaurantes. No te pierdas la noche aquí, con sus peñas folclóricas, de las más animadas de toda la Quebrada.

Otro de los pueblos imprescindibles en la Quebrada de Humahuaca es Purmamarca, de calles rojizas y casas de adobe, con mucho encanto, y un paisaje en el entorno de bellos contrastes, con sus cerros multicolores.

Aquí está el famoso Cerro de los Siete Colores, que junto con el Paseo de los Colorados obsequian al viajero unas postales cromáticas asombrosas, que van desde los marrones intensos hasta los verdes y amarillos, pasando por los rojos, naranjas y ocres.

En el centro de Purmamarca, será cuestión de disfrutar de la pequeña plaza arbolada, con la feria artesanal que se levanta allí, un atractivo para conocer las creaciones autóctonas, tanto a nivel artesanal como ya industrial. Para recorrer y llevarse unos cuantos recuerdos.

Pero la ‘capital histórica’ de la Quebrada es Humahuaca (de aquí su nombre) y que constituye la postal colonial de una tierra milenaria. De angostas calles empedradas, cuenta con varias construcciones que son claro testimonio de la arquitectura hispánica, antiguas casonas con farolas, ventanas abovedadas y altas puertas. Aquí seguro te cruzarás además con algunas de las pobladoras más simpáticas de esta región, las llamas.

Estos pueblos de la Quebrada tienen algo en común, además de la bella geografía que comparten: su cultura y fiestas, así como la celebración de las divinidades ancestrales, con su rito a la Pachamama y al dios Sol, cultos que conviven con las celebraciones del santoral católico y con las que se llevan a cabo verdaderas fiestas populares.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...