Los hoteles de Madrid: buenos, bonitos, baratos y en la Gran Vía

Es la ciudad de ciudades. Ni más bonita ni más buena que otras aunque si una de las más visitadas. Madrid supone la capital de las compras, el famoseo y el buen comer. La ciudad de las luces o el Nueva York español, dicen. Su riqueza arquitectónica reside en su historia y es precisamente gracias a ella, que la visita a Madrid se suele alargar varios días más de lo previsto. Miles de lugares que visitar, gran diversidad de opciones de ocio nocturno y diurno dispuestos a hacer de tu viaje una experiencia inolvidable. ¿El único problema? Sus precios… Es por ello que hoy recorremos la gran vía en busca de hoteles de calidad pero una calidad asequible a unos bolsillos, ya bastante machacados por la crisis económica, como para ahora tener que estirarse hasta el infinito.

Cines, teatros musicales y museos. Esta larga avenida que comienza en la calle de Alcalá y termina en la plaza de España se ha convertido en el Broadway español desde su construcción a principios de siglo XX. Ha supuesto un impulso para el comercio madrileño consolidando sus pilares más importantes: su gastronomía y patrimonio. El turismo resurge entre sus calles y entra en sus centenares de tiendas, grandes y pequeñas, mientras disfruta de una panorámica de alguno de sus emblemáticos edificios. Porque la Gran Vía no es sino un nexo de unión de la ciudad con grandes hitos de su historia, pasados -como el Palacio Real, el Palacio del Pardo o el Museo del Prado- y algo más recientes -como la Puerta de Sol y su histórico movimiento ciudadano-.

Los hoteles de Madrid

La Gran Vía es un importante hito en la ciudad de Madrid desde su construcción a principios de siglo XX desde el punto de vista comercial, turístico y de ocio.

Pero esta avenida no sólo une historia sino también zonas míticas como la Chueca, Malasaña y Conde Duque. Chueca es el barrio gay de Madrid, quienes cada año salen a la calle para reivindicar sus derechos en una gran fiesta. El barrio, fuera de estas fechas, es lugar que recorrer para conocer la gran diversidad de tiendas especializadas y cafés de diseño que alberga. Por no hablar de las noches de ambiente, casi para cada día de la semana. Los ejes de la zona se forjan entre las plazas de Chueca, Vázquez de Mella y Plaza del Rey.

Al cruzar la calle Fuencarral con su conocido mercado, encontramos el barrio Maravillas también llamado Malasaña. Un barrio que fue tomado en su día por el fenómeno de la ‘movida madrileña’ como un lugar de paso obligado dada su conocida faceta nocturna.

La plaza del Dos de Mayo y otras como la de San Ildefonso o Tribunal, no carecen de encanto. La zona está plagada de jóvenes bohemios y artistas modernos.

Tras la calle San Bernardo comenzaría la zona de Conde Duque con su centro cultural donde pueden verse exposiciones, conciertos y desarrollarse todo tipo de actividades culturales. Pero si deseas tranquilas terrazas estas las encontraras en las plazas de las Descalzas y Comendadoras. Algo más abajo, lindando con la calle Princesa, también dispones de una serie de pequeños y buenos restaurantes.

Sabiendo ya lo que esconde esta avenida sólo queda acotar los mejores lugares en los que descansar tras tanto recorrido. Hoteles de calidad y baratos que te servirán de punto de anclaje con la Gran Vía y sus riquezas.

Comenzamos por el más barato: el Hotel Anaco. Situado en la calle de Tres cruces número 3, este hotel de tres estrellas dispone de 39 habitaciones totalmente equipadas por un módico precio de 39 euros. Sus instalaciones consisten en un baño privado, televisión, caja de seguridad y aire acondicionado. Además, cuenta con un acogedor café que te ofrecerá sus desayuno continental, un restaurante y un servicio de habitaciones con lavandería y quiosco que te harán sentir como en casa.

Desde 43 euros, en la calle Cruz número 14, encontrará el Hotel-Hostal Marlasca. Este hotel urbano de dos estrellas, que fue renovado en 2005, es conocido por sus servicios. Tiene aire acondicionado, vestíbulo con recepción 24 horas, caja fuerte, ascensor y conexión Wifi. Una gran escalera de madera te recibe y traslada a unas habitaciones cuya decoración no te dejará indiferente.

Y alcanzando los 60 euros encontramos el Hotel Señorial -de tres estrellas– cuyo edificio edificio principal tiene cuatro plantas y un anexo de seis, con un total de 51 habitaciones, todas ellas climatizadas, con baño privado, televisión, caja fuerte y teléfono. Otros servicios que ofrecen de lavandería, de planchado, restaurante y Fax. La única pega es que no dispone de parking.

Pero si lo que quieres es ver desde tu ventana la Gran Vía, tu hotel es Espahotel. Su renovado edificio de tres estrellas dispone de 84 amplios apartamentos con todos los servicios de un hotel como el de lavandería y están equipados con TV, teléfono, aire acondicionado y baño completo. Además de un restaurante y un bar. Otra de sus ventajas, a parte del precio (54 euros), es que esta adaptado para el acceso de minusvalidos.

Algo más caro resulta el Hotel Tryp Gran Via 25. Sus 75 euros te introducen en a un edificio -de tres estrellas– construido en 1925 y totalmente renovado en el año 2000. Sus 175 habitaciones están repartidas en ocho plantas. De ellas, 27 son individuales, 141 dobles y siete habitaciones con tres camas con conexión a Internet y servido de lavandería. También, ofrece a sus huéspedes un amplio hall de entrada con ascensores y recepción, abierta las 24 horas del día, caja fuerte y servicio de cambio de divisa. Además, tiene una sala común de televisión, una cafetería, un bar, un pub privado y un restaurante a la carta climatizado, con zona para no fumadores.

Foto de keldonspain.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...