Hotel Ladrón de agua: el retorno de Juan Ramón a Granada

1ladrondeagua.jpg
Quizás no corran buenos tiempos para la poesía o, al menos, no tanto como en siglos anteriores en los que tantos y tantos poetas recorrían el mundo con una intensa sed de mostrar al mundo, a través de su arte, su forma de entender la vida y el mundo. Pero hay determinadas cosas que realmente son eternas y en plena era tecnológica nos hemos encontrado con un lugar que demuestra que los viajes y la poesía, aún en nuestro tiempo, continúan ligados a un concepto romántico y mágico de la vida: el hotel Ladrón del Agua.

Esta podría ser una historia de cuento que hablará de un poeta viajero llamado Juan Ramón, una hermosa y legendaria ciudad que hechiza a cuantos la visitan y un sugerente rincón con vistas al palacio de la Alhambra. Sin embargo es una historia real que habla de un hotel, cuya filosofía gira por completo en torno a la figura de Juan Ramón Jiménez quien en uno de sus viajes a la ciudad quedo prendado de esta dedicando incluso un libro a la misma llamado Olvidos de Granada. Uno de sus poemas, el Ladrón de agua, da nombre a un magnifico hotel.

Ubicado en Granada, en un antiguo edificio del siglo XVI, en el número 13 de la Carrera del Darro, el hotel se compone de amplio zaguán, aljibe, patio interior, salón-biblioteca y quince habitaciones. Cada habitación coincide con el nombre de un poema del artista. Basta echar un vistazo a sus características para enamorarse de cada uno de sus rincones concienzudamente embriagados del espíritu de paz y romanticismo que reina en todo el establecimiento.

El aljibe nazarí está habilitado como comedor. No podía faltar en este hotel el culto a ese otro arte que es la gastronomía de andalucía. Porque no sólo de poesía vive el hombre y porque hasta el mismísimo Juan Ramón debía inspirarse mejor con el estomago lleno. Con el encantador nombre de Cielo bajo este restaurante ofrece la mejor comida tradicional sencilla pero deliciosa y estrictamente de temporada. Se ofrecen 4 series (correspondientes a 4 ciclos de 3 semanas) con 6 menús distintos, entre el martes y el domingo.

Por si fuera poco el hotel organiza mensualmente actividades culturales muy interesantes, ofrece descuentos a sus clientes y, sobre todo, les invita a soñar animándoles a convertirse, aunque sólo sea por unos días en viajeros con alma de poeta. Seguro que quedas fascinado por este lugar. Seguro que sin Juan Ramón viviera el Ladrón del Agua sería su mejor destino de descanso e inspiración.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...