Gastronomía de Chile

curanto

La gastronomía de Chile es abundante y llena de color y sabor, con fuertes influencias de la cocina indígena (sobre todo la mapuche), española, francesa e italiana. Destacan como productos principales el maíz, las patatas, las carnes, las frutas, las legumbres y una gran variedad de pescados y mariscos. Su tradición en la cocina, fusión de varias cocinas extranjeras y de la región, se comenzó a transmitir oralmente, pero fue recopilada a mediados del siglo XIX, destacando dentro del arduo trabajo los Apuntes para la historia de la cocina chilena de Eugenio Pereira Salas (1904-1979).

Los platos más típicos son el pastel de maíz, el curanto -se elabora con patatas, mariscos, pescado y carne de cerdo y vacuno, aderezado con vino blanco y especias-, la cazuela -su ingrediente principal es la carne, que puede ser de pollo, vaca o pescado, mezclada con zapallo, maíz, patata, zanahoria, alubias o arroz y aderezada con orégano, pimienta o tomillo-, el pebre -una salsa para acompañar las carnes-, la paella, la tortilla de marisco, las empanadas -rellenas de pollo, jamón o carne-, el charqui -carne de alpaca o llama deshidratada y salada-, y la ensalada chilena -con tomate y cebolla-. Si queremos una sopa, la más tradicional es la kalapurca, que contiene alpaca, maíz, patatas  y que se cocina introduciendo piedras calientes en la olla.

pebre

Los postres más típicos son el alfajor, el dulce de membrillo, la torta de mil hojas, el manjar blanco y las frutas -papaya, chirimoya, lúcuma, entre otras-. En la repostería, las monjas tenían un papel fundamental, con los postres anteriormente mencionados y otros más olvidados como los duraznitos de la Virgen, los buñuelos y el suspiro de monja. Para beber destacamos el pisco sour -pisco con zumo de limón-, la chicha de manzana, los vinos chilenos, y el ponche de leche.

La gastronomía por regiones se divide en:

manjar blanco

  • Zona norte: tiene una fuerte influencia de la comida del altiplano andino, y de la tradición maricadora de los changos de la costa. Incluye elementos como la quinoa, la harina de maíz, el charqui y la carne de camélidos, así como los tubérculos dulces plantados en la zona.
  • Zona central: en la cominda de esta zona confluye el aporte indígena, la raigambre campesina, huasa y la influencia de inmigrantes. Entre los platos más característicos destacan porotos con mazamorra, humitas, tomaticán, el pastel de patata, porotos granados, albóndigas, longanizas, el arrollado huaso y las pantrucas, la cazuela de ave o de vacuno, la carbonada, charquicán, ajiaco y el pan amasado.
  • Zona sur: tiene una gran influencia la comida mapuche, con productos como el maíz, trigo, patatas, guisantes, ajos y cebollas. Otro aporte importante proviene de la cocina chilota, con grandes variedades de patatas y mariscos. Destacan el cancato, el curanto, el asado al palo, los chapaleles, el milcao o pan hecho de patatas, la paila marina, la cazuela y la patata en múltiples formas. También el uso del merkén, un ají ahumado mapuche.

Fuente: Arecetas, Educar Chile

Fotos: curanto, pebre, manjar blanco

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...