Estambul, el nexo entre Oriente y Occidente

Estambul es una de las ciudades más grandes, monumentales y visitadas de Turquia. La mezquita de Suleiman, Santa Sofía o el Bazar de las Especies son solo algunos de los enclaves que pueden visitarse al pasear por sus calles.

Pese a no ser la capital de Turquía, Estambul es sin duda la ciudad más conocida y visitada de este país euroasiático, hasta el punto de que son muchos quienes realmente la consideran como la capital de facto de esta república laica que en los últimos años está manifestando su interés por ingresar en la Unión Europea.

Este  acercamiento a Europa, junto con el atractivo que establece el hecho de que la ciudad combine todos los elementos del islam (el 99 por ciento de la población turca es musulmana) con los valores del laicismo y la modernidad, han llevado a que los hoteles de Estambul se hayan llenado en los últimos años de españoles que acuden a la ciudad ávidos por conocer  la mezcla se sensaciones que proporciona un paseo por sus calles y mercados.

Panorámica de Estambul. Wikimedia

Y es que Estambul es una ciudad de contrastes. La modernidad de sus habitantes choca radicalmente con la monumentalidad de sus mezquitas. No en vano, esta ciudad es considerada uno de los principales nexos entre Oriente y Occidente, un crisol cultural que ha llevado a su declaración como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco en 1985.
Tanto en la ciudad nueva, como en la parte vieja, Estambul alberga monumentos extraordinarios entre los que destacan sus  palacios, iglesias y el hipódromo que datan de la época bizantina; las mezquitas de Sultanahmet (Mezquita Azul), y Süleymaniye (Mexquita de Suleimán) o  el Palacio de Topkapı (Topkapı Sarayı), sede del poder imperial otomano y uno de los enclaves más visitados por los turistas.

La Iglesia de Santa Sofía es otro de los puntos que no deben olvidarse cuando se viaja a la ciudad turca. Este templo, que fue la antigua catedral cristiana de Constantinopla  convertida en mezquita en 1453 y en museo en 1935, es una de las obras más sublimes del arte bizantino y una de las iglesias más grandes del mundo con una estructura de 77 x72 metros y uan cúpula de 62 metros de lato. Fue construida del 532 al 537, durante el mandato de Justiniano I en Constantinopla.

Y, para aquellos que quieren deleitarse con la fusión cultural que encierra la ciudad, nada mejor que pasear por sus  dos grandes bazares, el Bazar de Estambul y el Bazar de las Especias, que con una estructura en forma de L de 120 metros por 150 metros) y un total de  88 tiendas, es uno de los mercados más grandes entre los de  su clase.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...