Practica esquí de fondo en los Pirineos catalanes

Practica esquí de fondo en los Pirineos catalanes

Son muchas las estaciones que hay en los Pirineos catalanes. Más de 10 ofertas donde practicar este deporte, pero tan sólo dos cobran relevancia cuando hablamos de realizar esquí de fondo: Lles Aransa y Sant Joan de L’Erm.

Respecto a la primera, la estación de esquí Lles Aransa, situada en la vertiente sur del Pirineo, en la comarca de la Cerdanya, encuentra su belleza en circuitos que se desarrollan a través de frondosos bosques de pino negro y grandes prados de alta montaña. Unas montañas que superan los 2.000 metros de altura como el Monturull, el Perafita, el Sirvent o la Tossa Plana de Lles. Una serie de montañas que forman una cuenca que se inicia en el Lago de la Pera y en el río Segre.

Este entorno favorece a que las vistas que se tienen mientras se practica este deporte sean excepcionales pero, sobre todo, para que este lugar sea el idóneo la práctica de esquí nórdico, configurándose así como la principal actividad de la estación con sus ocho kilómetros de ruta llena de naturaleza en estado puro.

No obstante, no es la única ya que también se pueden hacer excursiones sobre raquetas y pasar unos días en familia o disfrutar de sus 32 kilómetros de circuitos adaptados para todos los niveles -con  cinco kilómetros de pistas verdes para principiantes, siete kilómetros de pistas azules de nivel medio, otros diez para los más avanzados en pistas rojas y cinco para los expertos en pistas negras- entre bosques y con magníficas panorámicas de la Sierra del Cadí.

Además, cuenta con una reconocida escuela llamada ‘Snow Station‘ o lo que es lo mismo, ‘Estación de nieve’, que te enseñará las dos técnicas de esquí de travesía que existe, la clásica y la de skating o patinador, y que dispone para su práctica de un servicio de alquiler de material.

Otra opción es la estación de esquí de Sant Joan de L’Erm, también especializada en esta modalidad gracia a su entorno y la más extensa del país dentro del esquí de travesía. Un reconocimiento que se debe a un extenso bosque que abarca el Alt Urgell y el Pallars Sobirà, dentro del Parque Natural del Alto Pirineo. Además, resulta ser una de las más veteranas y con más historia de las que se encuentra en esa zona que ha conseguido abarcar 50 kilómetros esquiables en los que se reparten tres pistas verdes, una pista azul y otra roja.

Peor su oferta no acaba ahí ya que durante el resto del año esta estación de invierno de convierte en un centro de ocio donde realizar actividades multiaventura como rutas en bicicletas todo terreno, senderismo, excursiones a caballo entre otras.

Foto de Kom_bo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...