El Valle de Viñales, la hermosa cuna del tabaco habano

Entre las montañas de Cuba se ubica el valle donde se elaboran los puros más apreciados del mundo. Ello le ha dado fama a un valle que es mucho más que plantaciones de tabaco. Considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es uno de los mejores ejemplos de como la naturaleza y el ser humano pueden caminar de la mano.

La historia de Cuba está unida a su increíble naturaleza. La mejor muestra de ello, posiblemente, sea el Valle de Viñales, en el oeste de la isla. Allí, la mano del hombre apenas ha trastocado el espectacular paisaje que la rodea, con lo que los numerosos cultivos del lugar conviven en perfecta armonía con la flora y la fauna que ya habitaba la isla hace miles de años.

mogote

El Valle de Viñales está salpicado de sorprendentes mogotes llenos de cuevas.

Ello le ha valido el reconocimiento de la UNESCO, que declaró al valle Patrimonio de la Humanidad. Un reconocimiento que provocó que cada vez sean más los turistas que en su visita a Cuba se dejan caer por esta zona de la isla. Una decisión de la que ninguno se arrepiente, puesto que a cada paso que damos siempre encontramos algo que nos sorprende.

Para empezar, lo primero que llama la atención son los mogotes. Se trata de inmensos monolitos verticales cubierto de vegetación, en cuyo interior encontraremos infinidad de cuevas. Entre ellas, sobresalen dos: la Cueva del Indio y la Cueva del Palenque. La primera esta formada por una serie de galerías por donde fluye el río San Juan, el cual dibuja a su paso un precioso enclave por el que no debemos dejar la oportunidad de dar un paseo en barca. La segunda, por su parte, destaca porque allí podremos comprobar, a través de distintas representaciones, los ritos y bailes de los miles de esclavos que tuvieron que usar los mogotes como refugio.

Fuera de las cuevas, también destaca otro mogote, el de Dos Hermanas. Aunque en este caso lo hace por sorprendernos con un inmenso mural pintado en la roca. Se trata de un gigantesco fresco de 120 metros de alto por 180 de ancho, visible desde varios kilómetros a lo lejos, que se ha convertido en una de las obras más conocidas del artista local Leovigildo González.

viñales

Los campesinos y sus campos conviven a la perfección con la bella naturaleza de Viñales.

Cerca de allí aparecen también las numerosas plantaciones de tabaco de Viñales. El valle es conocido entre muchos fumadores porque de entre sus montañas sale los puros más apreciados del planeta, los habanos. En las fábricas que encontraremos por el camino comprobaremos uno de los grandes secretos de su éxito: todo se hace a mano. Por sorprendente que parezca en pleno siglo XXI, los cigarros se siguen haciendo uno a uno, siguiendo las viejas costumbres. Un laborioso trabajo, pero que también permite que el valle no caiga preso de la contaminante maquinaria industrial.

Así, este espectacular valle cubano no se cansa de regalarle verde a nuestras vistas, miremos donde miremos. Un obsequio que ha convertido, poco a poco, a la región de Pinar del Río en la más turística de Cuba. En ella también sobresale el municipio de Viñales, una pequeña y pintoresca localidad que se ha convertido en el lugar escogido para alojarse por la mayoría de los visitantes. Entre su amplia oferta encontraremos opciones para todos los gustos: tres hoteles, un camping y numerosas pensiones.

Fotos samurai_dave y fraufrida

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...