El Templo Dorado, una reliquia en la India

Templo Dorado de Amritsar.

Una de las maravillas más bellas del mundo,  vista desde cualquier punto por la que se mire, se trata del lugar más sagrado de todo el sijismo, una religión practicada por 25 millones de personas. Se trata del Templo Dorado situado en la ciudad de Amritsar, provincia de Punjab, en la India. Tan solo se encuentra a media hora de Pakistán, y es uno de los lugares que más atrae a todos los turistas que viajan al país surasiático.

Además de ser un lugar totalmente imponente, lo mágico del Templo Dorado es la ilusión que se crea en su entorno, ya que queda reflejado en el agua que le rodea. Construido sobre el estanque del Amrit, se diseñó de esa manera para conseguir exactamente ese efecto tan peculiar. El Templo es es corazón de todo el parque sobre el que está construido.

Su construcción comenzó en el año 1589, y posteriormente se acabó en 1601. Desde su finalización se considera como el punto más sagrado, el lugar más importante y centro de toda la religión. Los que han acudido hasta allí, aseguran, aconsejan que hay que visitar el Templo Dorado al menos una vez en la vida. Las maravillas tanto de fuera como las reliquias que se encuentran por dentro son realmente transmisores de fuerza y emociones.

Como símbolo de purificación, las aguas que rodean el Templo, el estanque, también son consideradas y utilizadas como un baño de purificación. El lugar es un sitio en el que los peces son uno de los mayores reclamos para los visitantes. La ciudad Santa de Amritsar engancha desde todos los puntos de vista, aunque desgraciadamente no sea una de las maravillas más conocidas de toda la India.

El Templo Dorado y todo lo que le rodea se considera una auténtica obra maestra de la arquitectura. Se pueden encontrar unos complejos museos, unas placas conmemorativas de distintos eventos o sucesos históricos, y lo mejor de todo, se puede acceder al Templo Dorado sin la necesidad de ser fiel a la religión Sij, y sin razón de raza ni sexo. Únicamente se pide respeto, tanto por la cultura como por la religión, y entrar descalzo al Templo.

No pierda la oportunidad de visitar este magnífico y majestuoso lugar, ya que en su entorno se pueden encontrar fascinantes y asequibles hoteles de categoría en toda la ciudad. El Templo Dorado se consolida como uno de los destinos más místicos, religiosos y espirituales del mundo, en el que los turistas consiguen acercarse, un poquito más, a la paz.

Foto: Arian Zwegers

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...