El taxi- hotel de los Juegos Olímpicos de Londres

David Weekes, un taxista de Londres, ha descubierto el mejor modo de sacarle partido a su vehículo este verano. Le ha bastado con equipar su interior como si de una habitación se tratara y ofrecerla a modo de hotel a 50 libras la noche por internet.

El hambre agudiza el ingenio. Y si no vas a ganar el dinero esperado este verano, por culpa de las restricciones de tráfico típicas de unas Olímpiadas, pluriempléate. O mejor aún, pluriemplea a tu herramienta de trabajo. ¿Cómo? Pues sin ir más lejos, convirtiendo tu taxi en hotel.

Esta es la idea que ha tenido David Weekes, un taxista de Londres que ha descubierto el mejor modo de sacarle partido a su vehículo este verano. Le ha bastado con equipar su interior como si de una habitación se tratara, y con comprar cuatro cosas para decorar la estancia. Una nevera que funciona con energía solar o un iPad, por ejemplo. ¡E voilà! Ya tiene una habitación de hotel para los turistas de última hora que no quieran perderse el evento.

La estancia les costará 50 libras la noche, unos 62 euros, y garantiza una experiencia única. «Es algo muy diferente y pocas personas podrán decir que han pasado la noche en un taxi londinense», explica Weekes en declaraciones para el Daily Telegraph. Y aunque su hotel no tiene restaurante ni piscina, contiene sillas y una mesa portable para los turistas que quieran pasar un rato al fresco.

El interior del taxi está equipado talmente como una habitación. Hay un colchón de espuma viscoelástica, una almohada, un edredón, una lámpara de lectura e incluso una mascota, un peluche Paddington Bear. Lo que no hay es lavabo, aunque el propietario ofrece cualquiera de los servicios públicos de Londres o el de su propia casa, si es necesario.

Los huéspedes del taxi- hotel, además, tendrán la oportunidad de moverse por Londres con mucha facilidad. ¿Servicio gratis de transporte? Eso quizás no. Pero David Weekes, gracias a su profesión, conoce la ciudad como la palma de su mano. Puede orientar muy bien a sus clientes en sus rutas por la ciudad.

Solo hay tres condiciones para poder alojarse en esta ‘habitación’: no fumar en su interior, no llevar mascotas, y desalojar durante el día. Y es que Weekes es ante todo taxista, y en las horas de sol tiene que trabajar. Eso sí, durante la noche estacionará su taxi donde el cliente guste.

Weekes espera ganar con su idea «unos cuantos cientos de libras», que nunca están de más. Y por oportunista que sea la idea, no podemos negarle la originalidad. Así que ya sabéis. Si os interesa dormir en el taxi-hotel, podéis formalizar vuestra reserva en el portal de alojamientos privados Wimdu. Según informa una nota de Europa Press, aún quedan fechas libres para julio y agosto.

Fuente: El Periódico Mediterráneo.

Foto: Extraída de la fuente, que a su vez la ha extraído del portal Wimbdu.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...