El primer semáforo

El primer semáforo

El semáforo fue diseñado por el ingeniero J. P. Knight, especializado en señales de ferrocarril. Tal y cómo los conocemos hoy en día fueron obra de Garrett Augustus Morgan.

La obra de J. P. Knight se instaló el 10 de diciembre de 1868, frente al Parlamento de Reino Unido, en Westminster. A pesar de que no había coches, los carros entorpecían el tránsito de los parlamentarios.

Este semáforo estaba en una columna de hierro de seis metros y usaba las luces de gas rojo y verde. Además contaba con un sistema de zumbidos: un zumbido indicaba que podía pasar el tráfico que llegaba desde la calle y dos zumbidos que era el turno del de la avenida.

Debido a la formación del ingeniero en señales ferroviarias, se adoptó el código de señalización con los colores rojo y verde. A su vez, estos colores se habían tomado de las señales marítimas, que decidían que barco debía pasar.

El primer semáforo fue sustituido por otro más seguro, que funcionó hasta 1872, ya que una de las lámparas de gas estalló hiriendo a un policía el 2 de enero de 1869.

A partir de 1886, con la invención del automóvil por Karl Friedrich Benz, se empezó a instalar más semáforos.

El 4 de agosto de 1914 se puso uno entre la Avenida Euclid y la calle 105, en Cleveland. Fue la versión más actualiza, con la luz ámbar, como comentábamos al principio, obra de G. Morgan.

Pero el primer semáforo “moderno” en Europa no llegó hasta 1924. Se situó en la Postdamer Platz, en Berlín.

Foto | Leandro’s World Tour

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...