El Dublín de James Joyce

El 16 de junio, Dublín celebra el Bloomsday, la fiesta con la que se homenajea a James Joyce, uno de sus escritores más conocidos, una razón más que suficiente para acercarnos hasta la capital irlandesa.

Irlanda, y su capital Dublín, son conocidas por ser uno de los destinos más recurrentes para ir a aprender inglés y por la cerveza negra y sus bares, y en segundo término quedan su rica cultura. Irlanda ha dado escritores de la talla de Oscar Wilde, Bram Stoker, Samuel Beckett, John Boyne o James Joyce, sobre el que hoy nos detendremos. Joyce es el escritor más conocido que ha dado la capital irlandesa, que el 16 de junio le homenajea con el Bloomsday.

Aunque todavía quedan unos meses podemos empezar a planificar nuestro viaje a Dublín y disfrutar de una fiesta que toma su nombre del apellido de Leonard Bloom, el protagonista del ‘Ulises’, la obra más célebre de Joyce y que tras San Patricio (17 de marzo) es uno de los días más esperados por los dublineses.

El James Joyce Center suele organizar visitas guiadas por la «ruta Bloom» con lecturas dramatizadas, aunque por alguno de sus barrios es fácil encontrar a gente vestida de época interpretando escenas de la obra. También se hacen lecturas públicas del ‘Ulises’ en muchos parques de la ciudad, a las que cualquiera puede asistir, igual que pasa en algunos locales. Uno de los más bulliciosos es el Davy Byrne’s, en pleno centro, donde Bloom toma una copa de Borgoña y un sandwich de gorgonzola, los dos productos más pedidos ese día.

Pero si nos ceñimos al libro todo empieza en Sandycove, un pueblecito de la periferia al que podemos llegar en el Dart, bordeando la costa. La Torre Martello, casa de Bloom, es un museo sobre la época, y desde su último piso hay unas magníficas vistas dela Bahía, aunque lo mejor es callejear por el pueblo. La tradición dice que en Bloomsday hay que bañarse en las frías aguas del Forty Foot Pool, a los pies de la torre.

De vuelta a Dublin, un paseo por el margen norte del río puede acabar en el Ormond Hotel, pasado el Ha’penny Bridge donde Bloom y compañía disfrutan de unas pintas, algo obligado si visitamos Irlanda. Eso si, la noche dublinesa se ha trasladado a la zona de Temple Bar y Exchequer Street, al otro margen del río.

En el St. Spehen’s Green, uno de los parques de la ciudad, podemos encontrarnos un busto de Joyce, aunque el protagonista del parque es Oscar Wilde, quien si que tiene una estatua allí. Donde si podremos hacernos una foto con Joyce a tamaño real es en North Earl Street, donde el escritor nos espera con un semblante pensativo.

Fuente: Europa Press

Foto: informatique

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...