El castillo alemán de cuento con solo un siglo de historia

Drachenburg es de una belleza comparable a la de Neuschwanstein, pero nunca podrá competir con él en cuanto a antigüedad e historia. ¿Por qué? Muy fácil. Porque fue un encargo de un agente bancario a finales del siglo XIX. No obstante, es una visita más que recomendable.

Castillo de Drachenburg

Es curioso que uno de los castillos más espléndidos de Alemania no sea más que una imitación. Y lo es porque si algo caracteriza a este país es un pasado medieval rico en legado noble y aristócrata, gracias al cual pasear entre sus espléndidos paisajes es hacerlo prácticamente en un cuento de hadas. En cualquier lugar podría aparecer Blancanieves, Cenicienta o la Bella Durmiente. Pero si lo haciera en Drachenburg, sería en su versión contemporánea.

Bueno, tampoco tan contemporánea. Sería una princesa máximo de finales del XIX, que es cuando se construyó esta villa con apariencia de castillo. Nada de Reyes ni de Duques. Y solo tardó dos años en estar acabada, lo cual tiene muy poca épica. Sea como sea, el resultado es fascinante y lo único que tiene que envidiarle a otros castillos de cuento alemanes son sus siglos de historia.

El Castillo de Drachenburg (‘Castillo del Dragón’)fue encargado por un agente bancario para convertirse en su residencia. Y aunque así fue, actualmente está en manos de una fundación que lo gestiona y abre al público durante todo el año. En verano y fiestas navideñas lo hace cada día, y solo los fines de semana entre noviembre y marzo.

La entrada general cuesta 6€, dos euros menos para niños, y recorre la planta baja del castillo. También permite acceder a la torre, desde donde se obtienen magníficas vistas del entorno. Básicamente, el Rin y el pueblo de Konigswinter, que se abren camino entre las verdes montañas de Renania del Norte- Westfalia. Quienes deseen una visita guiada, por 2,5€ más sobre la entrada general disfrutarán de un tour de 45 minutos con acceso a la planta superior de Drachenburg.

Aunque ya hemos dado algunas pistas sobre la ubicación, valga decir que el Castillo de Drachenburg se encuentra unos 10 km al norte de Bonn. Por tanto, es una escapada perfecta desde esta ciudad o desde la cercana Colonia. La mejor manera de llegar es tomando en Konigswinter el funicular que asciende hasta la cima de la colina de Drachenfels (de hecho, se llama Drachenfelsbahn, así que no hay pérdida). Antes de alcanzar su meta, para justo a tocar del castillo.

Estamos seguro que no conocíais esta visita tan fantástica, y a la vez tan alejada de la mítica Baviera. Pero como vemos, en Alemania siempre hay sorpresas esperando ser descubiertas.

Vía: Sobre Alemania.

Foto: marcjohn.de.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...