Descubre los dragones de la Bahía de HaLong, en Vietnam

Bahía de Halong, Vietnam

Hay lugares de los cuales apenas tenemos conciencia de que existen. Conocemos ciudades, conocemos países, regiones, pueblos. El conocido Vietnam, es uno de os países más famosos del mundo, y sin embargo, desconocemos cuáles son los encantos que en éste se encuentran. Como por ejemplo, la auténtica joya de la corona de la ciudad, la Bahía de Halong. Un fascinante y mágico lugar cuya visita puede resultar aún más increíble, si realizamos un paseo por el río a  bordo de un velero de junco.

Este tipo de veleros o embarcaciones, son conocidos también como barcos de dragón. Son unas naves de un diseño único, con una fabricación excepcional y hermosa, cuya principal y más destacada característica son sus velas en forma de abanico, fabricadas con algodón y cosidas a mano. Un auténtico trabajo profesional, que luce con orgullo una máscara en la proa, en la parte delantera, una muy realista cabeza de dragón. Pero pese a que son muy célebres por sus famosas velas, los juncos tienen un motor que es lo que se utiliza para explorar y conocer toda la Bahía de HaLong. Y aun más increíble, bajo la cubierta, estos veleros están equipados con habitaciones muy completas, y con restaurantes especialistas en marisco fresco. Mucho mejor que algunos hoteles.

Según narra la leyenda, muchos siglos atrás, mientras los vietnamitas estaban en conflicto bélico con los invasores chinos que llegaban por el mar, el Emperador Jade mandó en su defensa una familia de dragones procedentes del cielo para que le ayudasen a proteger su tierra y a sus hombres. Dichos dragones tenían la cualidad de escupir joyas y jade. Según la leyenda, estas joyas son las que se convirtieron en las islas y los islotes que conforman hoy en día la bahía, que se unen para formar una gran muralla frente a los invasores. Tras proteger su tierra, se formó el país conocido como Vietnam. Por ello, Ha Long significa «Dragón descendente», nombre que dota hoy a este paraje tan legendario como hermoso.

Tal es la afluencia de visitas, de recorridos, y de gente que sale a visitar esta bahía, que cerca de 400 embarcaciones salen cada día al mar. Pero aun así, la visión de los barcos no estropea de ninguna manera toda la espectacular belleza del paisaje, sino que más bien lo dota de una personalidad completamente distinta. Pero para todos aquellos que piensen que estarán solos durante el recorrido, advertirles que es una misión prácticamente imposible.

Sin embargo, la experiencia es fascinante. Poder disfrutar de los juncos durante una magnífica noche estrellada, mientras uno mismo se deleita contemplando la majestuosa Bahía de HaLong, es uno  de los mayores honores que se pueden tener. Sus vistas incomparables, sus amaneceres y sus atardeceres. Su esencia de dragón. Explorar la Bahía de HaLong con un velero de junco, al fin y al cabo, tiene su recompensa.

Foto: César García Pont

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...