De crucero por el Báltico

No hay que hacer demasiado caso a la catástrofe del Concordia. Sí, fue una desgracia, pero acaso dejamos de conducir nuestros coches a pesar de que cada fin de semana tenemos muertos en las carreteras, o acaso dejamos de volar a pesar de los accidentes aéreos que suceden de forma periódica. Por supuesto que no. Pero es que además ahora es un gran momento para conseguir cruceros baratos debido a la mal publicidad que les ha hecho este accidente a todo el sector naviero.

Espectacular imagen del Museo Hermitage de San Petersburgo

Por eso, yo soy de los que aprovechan las ocasiones que ofrece el mercado. Y ahora mismo es el mejor momento de conocer zonas que por cuestiones económicas o de tiempo has ido postergando. Al menos esa es mi intención en cuanto he descubierto cruceros de capitales bálticas. Nada menos que 8 días y 7 noches en barcos de la seguridad y lujo de Costa Fortuna y de Costa Luminosa por menos de 1000 euros. Y eso que el recorrido es de los que no te puedes perder.

El de Costa Fortuna tiene salida y final en Copenhague con un recorrido interesante: las noruegas Olden, skjolden, Stavanger y Oslo; y la alemana Warnemunde. Por lo que se refiera al de Costa Luminosa, el trayecto es aún mejor, según mi punto de vista: salida y final en Copenhague, la estonia Tallin, la rusa San Petersburgo, la finlandesa Helsinki y la sueca Estocolmo.

De este último crucero, siento un especial interés por descubrir la ciudad de San Petersburgo, sobre todo ahora que el clima es más benigno. Lo único malo de este tipo de viaje es la prontitud en la que se cambia de ciudad, por otra parte, circunstancia que se equilibra al conseguir visitar varias ciudades alejadas de un solo viaje. Es por ello que me limitaría a ver los principales puntos turísticos de la ciudad rusa.

Entre estos está, sin duda, el Museo Hermitage, el más importante no solo de la ciudad sino de toda Rusia y uno de los más prestigiosos del mundo. No solo destaca por su interior, sino el propio conjunto de edificios merece la pena, ya que fue la ex residencia de los antiguos zares rusos. Otro de los puntos imprescindibles está en la Fortaleza de Pedro y Pablo, desde dónde se inició a construir y crecer la ciudad. Dentro de esta Fortaleza destaca la Catedral de San Pedro y San Pablo, dónde están las tumbas de entre otros, el zar Nicolas II.

Fotografía: Ilya Khamushkin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...