Cuatro fenómenos naturales sorprendentes

Compartamos en esta ocasión, cuatro fenómenos naturales que se dan en distintas regiones de América Latina: el Relámpago de Catacumbo, en Venezuela, el valle seco en la Antártida, los peces voladores de Yoro, en Honduras, y la ‘Pororoca’, en Brasil

relampago catatumbo

América Latina es una tierra muy prodigiosa en cuanto a valores naturales y cuenta también con algunos fenómenos sorprendentes, que compartiremos en esta ocasión de Viajes América Latina. Por caso, en el bello país de Venezuela se produce lo que se conoce como el ‘Relámpago del Catatumbo‘, una tormenta eléctrica particular que se da durante varias noches al año, en especial, en las épocas menos húmedas.

Este fantasmagórico espectáculo se observa en la zona de la cuenca del lago de Maracaibo, en la desembocadura del río Catatumbo, de aquí su nombre. La tormenta puede llegar a ser muy intensa (hasta más de 150 relámpagos por minuto), a tal punto que prácticamente ilumina el cielo nocturno.

De las varias hipótesis que se manejan, la que tiene mayor consenso es la que sostiene que este fenómeno se produce por los vientos fríos que al descender de los  Andes chocan con el aire frío y húmedo que se evapora del lago, lo que produce así la ionización de las partículas del aire.

En el otro extremo del continente, en la Antártida, toma lugar otro fenómeno sorprendente para la región: grandes valles absolutamente secos, de más de 3000 kilómetros cuadrados de superficie que no tienen rastro ni de nieve ni de hielo.

Pero los fenómenos curiosos no terminan aquí: a pie del glaciar, y como parte del flujo del río Onyx se conforma un lago, el Vanda, cuya temperatura alcanza los 25°C. Esta zona del mundo también acoge el lago con el agua más salada del mundo, el Don Juan, que además tiene sólo unos 10 centímetros de profundidad. Su agua es hasta 14 veces más salada que la de los océanos.

En Honduras, de junio a julio, se produce otro fenómeno singular: la pequeña ciudad de Yoro no sólo es cubierta por densas y oscuras nubes de tormenta que descargan un tremendo aguacero, sino que tras él las calles aparecen cubiertas por miles de peces plateados en los charcos.

No existen una explicación científica certera que cómo sucede esto, aunque hay diversas teorías. Lo cierto es que este extrañísimo suceso ha dado lugar a una fiesta en la ciudad, el Festival de la Lluvia de Peces, con desfiles, música y grandes banquetes de pescado frito.

Finalmente, mencionaremos otro particular fenómeno, pero en Brasil: en la desembocadura del Amazonas, cada mes de marzo, la región de Sao Domingos do Capim celebra el Campeonato Nacional de Surf de la Pororoca, que nació como resultado de la recurrente marejada más larga de la que se tiene registro.

Durante estos días en particular (que pueden variar según la luna), la marea atlántica crece y crece, y sobrepasa al río, de este modo se generan olas de hasta cuatro metros. La ‘pororoca’ tiene lugar dos veces al día, tres días al mes; con los meses de febrero y marzo como los más propicios para este fenómeno.

Foto olgaberrios

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...