Un mundo de chocolate

chocolate 2

Muchas personas adoran el chocolate. Algunos, llegan a decir que es una adicción. Las rutas turísticas basadas en el chocolate pueden parecernos extrañas, pero es cierto que hay una serie de sitios excepcionales, en los que podremos degustar del chocolate, ese manjar de los dioses, con todo lujo de detalles y en diferentes versiones. Aquí comienza nuestra recorrido por un mundo de chocolate. No te lo pierdas, hay para todos los gustos. 

Hoy hablaremos de algunos sitios donde la tradición chocolatera es muy importante. Estos son algunos: 

  • Flandes (Bélgica): Los belgas se sienten muy orgullosos por la calidad e innovación de Flandes, donde se encuentran algunos de los mejores chocolateros del planeta. En ciudades como Brujas o Bruselas hay museos del chocolate.
  • Ghana: Tetteh Quarshie fue el primero en plantar las semillas de cacao en este país. Y gracias a él, Ghana es uno de los principales exportadores de este alimento tan beneficioso y delicioso. Al visitar la zona, no nos podemos perder la granja Quarshie, donde enseñan todo lo relacionado a la producción del chocolate. También se puede hacer una visita al Tafo Cocoa Research Institute cerca de Koforidua.
  • Bélice: Los Mayas y los Aztecas ya bebían, antes de la colonización, una bebida amarga condimentada con granos de cacao. Hoy, los cultivadores de Toledo (sur de Bélice) tienen Green & Black’s chocolate, que utiliza la receta del antiguo kukuh.
chocolate 7
Y si queremos disfrutar de sabores y variedades específicas, aquí tenemos algunos ejemplos:
  • Cacahuete Inca con chocolate (Sacha Inchi): El cacahuete inca es originario de la Amazona peruana, y su sabor es menos graso que el del cacahuete corriente. Además, están bañados con chocolate peruano con 55% de cacao.
  • Hot & Cold chocolate de Oriol Balaguer: Es un chocolate para beber tanto en caliente como frío, y está hecho con 70% de cacao. No queda espeso, pero su sabor y textura son únicos.
  • Chocolate Santander de Colombia con trocitos de café: Es un chocolate 70% cacao de origen con trozos de café tostado. Tiene una textura rugosa, un agradable aroma a café y chocolate, y un sabor inicial fuerte y agradable donde predomina el chocolate.
  • Djakarta de François Prauls: Tiene 75% de cacao, calificado de puro origen, de Indonesia, a base de cacao criollo y trinitario. Tiene un olor intenso, se funde bien y desprende sabor a cacao y madera con cierta acidez.
  • Chocolate dominicano con té Earl Grey: Es un chocolate negro con té aromatizado a la bergamota. Tiene un olor intenso, la textura es crujiente y algo rugosa, con un sabor fuerte en el que predomina el té, y que es duradero.

chocolate 1

Siguiendo con el chocolate les traemos una lista de los diez mejores museos de chocolate del mundo. Esta lista fue creada a través de una encuesta realizada en Virtual Tourist, un portal de turismo con más de un millón de personas registradas.

En primer lugar tenemos el Museo de Chocolate de Colonia (Alemania), inaugurado en 1993, y en el que se puede hacer un recorrido por los más de tres mil años de historia del chocolate, desde la civilización maya, azteca u olmeca hasta hoy en día. El segundo puesto es para Los Secretos del Chocolate (Francia), que además de ofrecer un recorrido por la historia, brinda distintas áreas temáticas destinadas a desarrollas talleres demostrativos, conferencias, obras teatrales y salones donde degustar diferentes tipos de chocolate.

En el tercer puesto aparece la Fábrica de Chocolate Phillip Island chocolate Factory (Australia), una atracción turística que da la bienvenida a sus visitantes con una cartel con diez razones para comer chocolate. Destacan del museo las esculturas y las recreaciones paisajísticas de chocolate. El cuarto puesto es el Museo de Chocolate de Brujas Choco Story (Bélgica), especialmente diseñado para niños. Muestra la historia del chocolate, tiene talleres, recetas de postres, en un país donde el chocolate se utiliza para realizar regalos, cerrar acuerdos comerciales, proposiciones matrimoniales, entre otras cosas.

El Museu de Xocolata de Barcelona (España) tiene el quinto lugar, que nos adentra en el mundo del chocolate mediante magníficas obras de arte y degustaciones, y tiene una gran cantidad de actividades durante todo el año (taller de galletas para Navidad, cursos de pastelería, entre otros). El sexto puesto se lo lleva el Museum of Chocolate (Canadá), inaugurado hace diez años en la antigua fábrica de caramelos Ganong. Este museo hace especial hincapié en las especialidades del país, ofrecen degustaciones, pero no tantos entretenimientos y actividades.

La séptima posición la tiene el Choco-story Chocolate Museum de Praga (República Checa). Es un museo que pretende responder a todas las preguntas que una persona se puede hacer sobre el chocolate, con diversas áreas temáticas entre las que destaca la dedicada al envasado a lo largo de la historia de este alimento. En el puesto número ocho tenemos el Candy American Museum de Pennsylvania (Estados Unidos), desarrollado por Penny Buzzard, y fue inaugurado en 1972. En él se realiza un detallado repaso de la historia del chocolate y ofrecen todo tipo de muestras gratuitas a los visitantes de todos los productos que se elaboran en la fábrica.

El puesto nueve se lo lleva el Chocolate Museum (Corea del Sur), con un claro estilo europeo. Es un museo muy especializado y detallado, y cuenta con un pequeño anfiteatro en el que se muestra todo el proceso de creación como si estuviéramos en un cine. Y el décimo puesto lo tiene el Museo del Chocolate de Nestlé (México), muy original y con gran número de actividades. Ha sido construido en el año 2007, y alberga la historia del chocolate, especialmente relacionado con la marca Nestlé.

Y para los más golosos, la fuente de chocolate más grande del mundo se encuentra nada más y nada menos que en el Casino Bellagio en Las Vegas. Este sitio tiene uno de los sistemas de fuentes más espectaculares del mundo, inmortalizada muchas veces en el cine (por ejemplo, en Ocean’s Eleven). Por esa misma razón, han decidido instalar también la fuente de chocolate más grande del mundo, que tras un año y medio de construcción, ha dado sus frutos. Jean-Phillipe Maury y Antonia Oliver crearon esta pieza de ingeniería de 27 pies de alto, por la que circulan más de 2.100 libras de chocolate fundido de todo tipo (negro, blanco, con leche). Son las dispares densidades de los chocolates cayendo por el delicado cristal, dan un espectáculo impresionante para la vista y el estómago.

chocolate 3

Y para culminar hablaremos de las seis marcas de chocolate más caras del mundo. Allá vamos…

  1. Knipschildt Chocolatier: El hombre que se encuentra detrás de esta chocolateria es Fritz Knipschildt, un danés que la fundó en el año 1999 en South Norwalk (Connecticut, Estados Unidos). Todos sus chocolates son realizados de forma artesanal, utilizando los ingredientes tradicionales más selectos sin ningún tipo de añadido. Dentro de su colección de chocolates encontramos la selecta Madelaine, una trufa de chocolate que debe ser pedida con anterioridad. Esta compuesta de un ganache cremoso y trufado realizado con el chocolate francés Valrhona, mezclado con la crema fresca sin fundir de vainas de vainilla seleccionadas y aceite puro italiano de trufa. Luego se rodea con el cacao en polvo más fino y selecto. Su elevado precio se debe a su proceso de fabricación, muy cuidado y meticuloso, además de los ingredientes. Cada trufa cuesta 189 euros.
  2. NoKa: Su precio oscila entre los 230 y los 1.500 euros el kilogramo. Los productores de este chocolate viajan hasta las selvas mas recónditas para buscar el cacao «más raro y puro» para fabricar chocolate. El proceso de fabricación es largo y difícil: una vez que el cacao ha sido seleccionado, limpiado y asado, se machaca hasta obtener una pasta muy fina llamada licor de chocolate, a la que se le agregan otros ingredientes, como el azúcar y la vainilla, y se moldea la mezcla. Entre sus variedades se encuentran las delicatessen, como la Colección Vintage, que tiene un mínimo del 75% de cacao de Venezuela, Ecuador, Trinidad y Costa de Marfil; así como también la colección Grand Cru, de finas trufas de chocolate negro hechas a mano.
  3. DeLaFée: Desde Neuchatel (Alemania), esta chocolateria suiza combina el mejor sabor a chocolate con el oro de 24 kilates. Este chocolate está realizado con una mezcla de granos de cacao de Ecuador, Venezuela y Ghana, y el oro, cuya ingesta es totalmente segura. Los pralinés se pueden saborear adquiriendo la caja Celebración (cien euros), que tiene ocho barritas de chocolate cubiertas por 24 escamas de oro comestible; la caja Intimidad (cuarenta euros), contiene dos barritas de chocolate adornadas de la misma manera que las anteriores.
  4. Godiva: Comenzó hace más de 75 años en Bruselas (Bélgica), cuando el maestro chocolatero Joseph Draps fundó esta chocolateria en honor a la leyenda de Lady Godiva. Hoy en día es uno de los más apreciados en el mundo por la elegancia de sus productos, lo artesanal de la elaboración y la cuidada selección de las materias primas. El detalle es muy importante: desde los elegantes diseños de las creaciones hasta los hermosos empaquetados, un lujo visual. Cuenta con más de 200 boutiques solo en Estados Unidos.
  5. Richart: Surge en 1925, en un pequeño taller de la colina de Croix Rousse (Lyon, Francia), donde José Richart comenzó a fabricar estos chocolates. A finales de los 80, su nieto, Michael Richart, propone mezclar sabores, esencias y texturas; y hoy se le considera un pionero al atreverse con originales combinaciones como los bombones con aceite de oliva. Se hacen con elementos selectos, no solo el cacao, sino también las almendras, avellanas, pistachos o frutas frescas. Una curiosidad es que deben comerse tal y como vienen ordenados en la caja, como si te tratara de una cata de vinos en la que se comienza con el que tiene menos cuerpo y se acaba con el más poderoso. Entre sus especialidades están los bombones balsámicos (suaves y aromáticos), los pralinés, los delicados con esencias de frutas, los cítricos, los sorprendentes con hierbas y esencias de flores, y los intensos con especias.
  6. Pierre Marcolini: Este hombre, de origen belga, es incansable buscando nuevos sabores, lo que hace de cada una de sus creaciones una sensación única. Tiene chocolates con sabores amargos, ácidos y dulces. El propio Marcolini viaja a México, Madagascar, Isla de Trinidad, entre otros, para buscar los mejores cacaos. Y una vez llega a Bruselas con el cacao, comienza un proceso creativo que se repite año tras año, dando como resultado uno de los mejores chocolates del mundo. El precio es de alrededor de 200 euros el kilo.

box of fine chocolates

Fuente: Sibaritissimo

Foto: vxla, Paul Keller

Fuente: Gastronomía y Cia

Foto: Fimb, jProgr

Foto: John Loo, CeresB

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...