Catedral de Notre-Dame

Vista frente de Notre Dame

Ubicada en el cuarto Distrito de la ciudad más popular de Francia, la Catedral de Notre-Dame de París nos presenta una imagen arquitectónica imponente, representando el poderío económico y político que dominaba la ciudad en los siglos dorados de la ciudad.

Actualmente el edificio es producto de diversas modificaciones que se fueron dando a lo largo de su historia, desde sus inicios en el año 1163, hasta los días de hoy, que sigue en reparaciones de mantenimiento.

Esta impresionante Catedral fue construida en nombre de la Virgen María (de allí deriva el nombre Notre-Dame, Nuestra Señora) y su construcción principal abarcó desde los años 1163 hasta el 1245.

Sus orígenes se remontan a siglos atrás, cuando las tribus celtas utilizaban ese sector para realizar rituales religiosos. Más tarde, los romanos construirían un templo dedicado al dios pagano Júpiter. Hacia el año 528 d.C, se instalaría en el mismo lugar la primer iglesia cristiana de París, la Basílica Saint-Etienne. Con el tiempo esta basílica es sustituida por una iglesia románica hasta el 1163, año en que comienza la construcción de la famosa Notre-Dame.

El motivo por el cual se instauró esta nueva iglesia fue fundamentada por la simple acusación de que la antigua iglesia no reflejaba el poderío de la nueva burguesía de manera tan contundente. De esta forma, se comenzó a realizar el ambicioso proyecto de la nueva Catedral.

A lo largo de su proceso de construcción, fueron varios los arquitectos que tomaron el control de la dirección de la obra, determinando una variada diversidad de estilos influenciada por los diferentes diseñadores.

Detalle de Portal

El estilo de la catedral fue directamente ligada al auge del goticismo, empleando los elementos básicos de este estilo, el cual le da una presencia más señorial a la construcción. Su planta se puede determinar como una cruz romana, implantada hacia el occidente, siendo imposible de percibirla desde el exterior, a diferencia de la mayoría de las iglesias góticas. Esto se debe a que esta cruz se encuentra bordeada por un doble deambulatorio o girola (aquel espacio donde pueden circular los fieles que se manifiesta en forma de grande pasillos hacia los costados de la iglesia). Este diseño produce el nacimiento de cuatro naves laterales que coronan los costados del templo.

Su fachada, el símbolo más importante de la construcción, es de un estilo sobrio y racional siendo dividida por diferentes elementos. De abajo hacia arriba se pueden divisar en primera instancia tres portales: los que se encuentran hacia los costados son el Portal de la Virgen y el Portal de Santa Ana, mientras que en el medio se halla el principal, el Portal del Juicio Final. Coronando estas entradas, se encuentra una sutil franja compuesta por varias estatuas de antiguos reyes, llamada la Galeria de los Reyes. En el centro que conforma la fachada de la Catedral, podemos ver un gran rosetón, elemento típico de la arquitectura gótica. Arriba de este, se encuentra la Galerie des Chimieres, finalizando con las dos torres de 69 metros de altura. La torre sur es famosa por albergar la increible campana Emmanuel.

Actualmente se puede acceder a la torre sur, mediante la galería de las quimeras, donde podrá disfrutar de un contacto directo con uno de los símbolos de París y de una vista del lugar envidiable.

Imágenes| Olivier Bruchez, d´n´c

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...