Brasil se queda sin cruceros temporalmente

La poca estabilidad que hay entre las asociaciones de cruceros y el departamento de sanidad del gobierno ha empujado a Brasil a tomar una decisión.

Cuando se pensaba que la pandemia estaba comenzando a encontrarse bajo control, apareció Ómicron para desmontar los planes de los gobiernos. Considerado como el virus que ha tenido una propagación más rápida en la historia de la humanidad, Ómicron ha obligado a que todos los gobiernos y ministerios de turismo del mundo tengan que ajustarse a una nueva realidad, de nuevo.

En Brasil, eso ha significado cerrar los puertos para la visita de cruceros. Una decisión dolorosa a la vista de que se trata de una de las principales fuentes de ingresos que tiene el país en términos turísticos. La última palabra no la ha tenido el gobierno, sino las entidades dedicadas a los cruceros, como la Asociación Internacional Cruise Line.

Dicen que la situación se ha vuelto inestable y que, sobre todo, se encuentran con muchas inconsistencias respecto a la forma en la que se está gestionando la pandemia y la situación actual. Lo que se estaba intentando era lograr que hubiera consenso entre el departamento de salud de Brasil y las asociaciones que se dedican a gestionar y supervisar la actividad de los cruceros en el país. Pero los profesionales de los cruceros han considerado que es imposible llegar a encontrar la armonía y que todavía están lejos de poder tener establecidas unas normas que combinen bien las necesidades que tienen ambas partes.

No se quieren arriesgar a retomar la actividad de los cruceros cuando no existe un trabajo en equipo suficientemente sólido entre los cruceros y los puertos de llegada. Y aunque reconocen que sacrificar toda la temporada de cruceros es grave y supone ser un gran problema para los ingresos de la industria turística, prefieren tomar esta decisión en vez de seguir adelante con los viajes y que se produzcan problemas que luego tengan que lamentar.

Los cruceros en el mundo en 2022

Los últimos meses de 2021, al menos hasta que apareció Ómicron, empezaron a mostrar un gran síntoma de recuperación entre la industria turística del mundo entero. Se apreciaba cómo los cruceros volvían a partir de los puertos y cómo los viajeros disfrutaban de esas experiencias tan agradables y, ante todo, relajantes. Atrás habían quedado los días en los que algunos cruceros se quedaron parados en cuarentena debido a la aparición de los primeros contagios de coronavirus.

Por desgracia, con Ómicron, todo se ha vuelto a complicar de nuevo. La situación por la que están pasando los cruceros en Brasil es similar a la que se está viviendo en otras partes del mundo. Aunque la norma era imaginar que 2022 sería el año de la recuperación, por ahora Ómicron está haciendo que todo se ralentice. Los gobiernos son conscientes de que la infección con este virus no resulta tan mortal como la que provocaba la COVID-19 en su estado inicial. Pero también tienen en cuenta que la población que no está vacunada sufre la infección con la misma gravedad. Solo se encuentran más protegidos aquellas personas que han recibido las vacunas, quienes pueden pasar la Ómicron de una manera menos peligrosa. Habrá que cómo reaccionan los gobiernos a los cambios que se están produciendo en las últimas semanas.

Los cruceros buscan la recuperación

El año 2021 fue un gran año para el mercado del crucero. Las estadísticas muestran que incluso con la pandemia, se registraron cifras de récord que no se habían alcanzado desde el año 2006. Así, se registraron casi 30 millones de viajeros, mientras que la industria del crucero reunió más de 154 mil millones de dólares. También se construyó un 60% más de embarcaciones en comparación a 2020 y se aprovechó el punto de inflexión del mercado para hacer un cambio drástico: el combustible. Aunque se ha usado diésel de forma tradicional, más del 50% de los nuevos cruceros construidos en 2021 han sido elaborados utilizando gas natural licuado.

Hay más de 50 empresas de cruceros activas en la actualidad, lo que demuestra que se trata de un mercado con grandes oportunidades. Se están realizando muchos progresos que podrían derivar en que los cruceros aumenten su fama de manera notable en 2022. Y, para ello, solo hay que fijarse en las iniciativas que se van a llevar a cabo. Por ejemplo, está prevista la construcción de una réplica del Titanic. Será conocida como el Titanic II y se espera que llegue a convertirse en un referente en el mundo del crucero.

Para que no vuelva a ocurrir ninguna desgracia, aunque el barco estará construido a modo de réplica exacta del Titanic original, dispondrá de una estructura interna muy diferente. Esta hará uso de la última tecnología de las embarcaciones y de sistemas de seguridad avanzados que evitarán cualquier tipo de problema. Además, han confirmado que habrá salvavidas y botes para cubrir la presencia de todos los pasajeros. Así, incluso en una mala situación, no se repetirá la tragedia del pasado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...