Berggasthaus Aescher, el hotel más pintoresco de los Alpes

Con habitaciones compartidas y sin agua caliente, pero con unas vistas y una propuesta gastronómica que harán las delicias de toda la familia. El Aescher de Suiza, situado en pleno acantilado, es el mejor motivo para abandonar el 4 estrellas.

En la región de Alpsteingebiet, en Suiza, los acantilados abruptos y montañas de 2.500 metros de altura aparecen como de la nada. Regalan al visitante una naturaleza de verde intenso, encantadores valles y unas vistas espectaculares desde los puntos elevados.

Precisamente en este escenario se sitúa el Berggasthaus Aescher, el albergue más pintoresco de los Alpes. Se encuentra al borde de un precipicio, protegido por rocas de gran magnitud y casi sobresaliendo de las mismas. Su estructura la compone un edificio de madera, de estilo puramente suizo, que lleva en pie desde el siglo XIX.

Por aquel entonces era el hogar de unos monjes. Pero ahora, en cambio, es un alojamiento de montaña gestionado desde hace más de 20 años por la familia Knechtler.

En el Berggasthaus Aescher no hay agua caliente, ya que la que hay proviene directamente de las montañas. Se duerme en habitaciones compartidas y con saco. Sin embargo, y a diferencia de otros albergues de montaña, es tan acogedor que incluso es propicio para un viaje con niños. En él es imposible sentirse un extraño o entre extraños.

De hecho, los más pequeños de la casa disfrutarán en grande con la cantidad y variedad de animales que viven en la granja de Aescher. Cabras, burros, conejos, cerdos? Mientras que algunos de estos animales sirven para la cabra o para dar leche, otros son sacrificados para una fiesta anual que se celebra en octubre.

En Aescher, como vemos, todo es tradicional y casero. Prueba de ello son sus deliciosos platos de gastronomía típica, elaborados como antaño. Su restaurante atrae a muchos lugareños, y ha dejado más que satisfechos a todos los visitantes del lugar.

Al contrario de lo que se podría pensar, no hace falta ser un gran aficionado a la montaña para llegar hasta Aescher. Un teleférico realiza la ruta desde el pie de la montaña hasta el lugar, por lo que el esfuerzo físico es prescindible.

Por todo ello, y pese a seguir una dinámica similar al albergue, el Berggasthaus Aescher merece ser considerado un hotel. Porque incluso aquellos ajenos a esta forma de alojamiento consideran que una noche en este lugar, con unas vistas tan espectaculares y un servicio tan acogedor, vale mucho la pena.

Así que os invitamos a dejar de lado el 4 estrellas de turno y pasar una noche en Aescher. Seguro que no os arrepentiréis.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...