AVLO, el tren low cost de Renfe para un mundo distinto

La alta velocidad se pasa al modelo low cost con AVLO, los trenes de Renfe para viajar rápido sin tener que pagar tanto que por el AVE.

Algunas personas recordamos cómo, cuando el AVE se estrenó, nos generó gran interés por las grandes posibilidades que proporcionaba para moverse entre ciudades a toda velocidad. Pero, al mismo tiempo, nos causaba desinterés porque su nivel de precios estaba muy por encima de las posibilidades de una gran cantidad de personas. Es decir, no facilitaba que pudiéramos hacer escapadas de ida-vuelta en el mismo día o excursiones breves que no pasaran factura a nuestra cartera. Era una buena opción para grandes viajes, pero no para un movimiento tan habitual.

En ese momento pensamos que, no sería mala idea, un rediseño del interior de los vagones para que fuera posible viajar barato y que así los trenes tuvieran una mayor capacidad. Incluso veíamos bien que se despejara un vagón para viajar de pie, como si fuera el metro.

En 2021 aún no se ha llegado a ese tipo de idea, pero Renfe sí que ha presentado un nuevo tren con el nombre de AVLO que se convierte en la versión low cost del AVE. La idea, la forma de llevarla a cabo, está en la línea de eso que imaginábamos cuando se estrenó el AVE tiempo atrás. En resumen: una forma más barata de beneficiarse de la alta velocidad, una oportunidad para que podamos ahorrar en los billetes de tren y así guardar el presupuesto para disfrutarlo a lo largo del viaje.

No todo el mundo va a estar entusiasmado con la idea, porque hay quienes se quejan de los recortes que se han realizado en los trenes para poder ajustarlos a la bajada de precio. Pero no hay duda de que se trata de un modelo de tren que encantará a los jóvenes y a quienes, como decíamos, prefieran ahorrar presupuesto en el viaje por mucho que se sacrifiquen y no viajen tan cómodamente como supone hacerlo con el AVE. Lo bueno es que siguen existiendo ambas opciones, tanto AVE como AVLO, de manera que cada viajero tiene capacidad para elegir cómo prefiere desplazarse.

¿Qué es lo que caracteriza a este tipo de tren? Lo primero: su color morado. Lo segundo: hay control de maletas para que todas se ajusten a los límites impuestos. Antes de embarcar se comprueba que la maleta entra dentro de las medidas permitidas. En el caso de no entrar o de tener una segunda maleta, el viajero tiene que hacer un pago adicional para poder subirlas a bordo. De esta manera se lucha contra uno de los grandes problemas que ha tenido el AVE desde su debut: la gestión de las maletas. Quienes han viajado en el AVE saben bien que conseguir poner la maleta en uno de los espacios dedicados a ello es una batalla interminable. Se llegan a ver pasillos con maletas en el suelo y todo tipo de posiciones de maletas que no están ni seguras ni en una posición adecuada para las mismas.

Renfe diseñó mal los trenes o, por el contrario, no gestionó bien desde el principio la forma de colocar el equipaje por parte de los viajeros. Con AVLO se combate este problema reduciendo el tamaño de las maletas permitidas y la cantidad de ellas que se pueden subir. Pero no es el único cambio. También ha desaparecido la diferencia de clases, por lo que todo el mundo viaja en turista. Los asientos están en filas de dos, aunque la previsión es que se hagan rediseños en los trenes para que haya filas de tres asientos, lo que ayudará a economizar los viajes y que puedan entrar más personas en cada vagón.

Otro cambio es la desaparición de la cafetería. Esto, que ha sido muy criticado, en realidad no es un problema tan grave. Es bien sabido que la cafetería del AVE tiene unos precios realmente elevados y, por otro lado, tampoco es cómodo desplazarse al vagón con la intención de estar en mala posición. En otros países, la cafetería se representa con camareros que van por los asientos vendiendo ciertos productos. En el AVLO se ha optado por una zona de vending que permite la adquisición de ciertos productos para matar el hambre, como snacks, así como bebidas.

Una buena noticia es que la conexión Wi-Fi es gratuita para todos los viajeros, lo que sin duda se recibe con los brazos abiertos. Y lo más importante: ¿el precio? Los billetes más baratos cuestan 7 euros. Pero el coste aumenta dependiendo de la disponibilidad y de otros factores, pudiendo llegar hasta los 65 euros. No nos queda muy claro cómo se va a gestionar el tema de los precios a largo plazo, ya que pagar esa cantidad por un billete en este tipo de tren nos parecería absurdo y algo realmente desproporcionado.

Los trenes tienen más de 400 plazas y comenzarán en el mes de junio con un recorrido que se realizará entre Madrid-Barcelona-Figueres. En el futuro, si el recibimiento de estos trenes es bueno, se esperan más recorridos y una cobertura superior en su frecuencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...