Aquadom, el acuario más fascinante de todo el mundo

Aquadom.

En este mundo nos encontramos cada día con cosas fascinantes, construcciones magníficas y estructuras verdaderamente asombrosas. Una de las grandes y bellas construcciones del mundo moderno, la podemos encontrar hoy en día en el Hotel Radisson Blu de Berlín, Alemania. Se trata de nada menos que un auténtico acuario de forma circular, llamado AquaDom, el más grande del mundo, que se encuentra situado dentro del vestíbulo del hotel. Constituye así la función de ascensor, de modo que mientras los pasajeros llegan a su habitación, pueden disfrutar del este maravilloso espectáculo de unas dimensiones descomunales.

Con más de 25 metros de altura, el inmenso acuario contiene más de un millón de litros de agua salada, en la que podemos encontrar nadando a más de 2.000 peces tropicales. De su mantenimiento se encargan dos submarinistas, que se dedican a limpiar la estructura y a alimentar a todos los habitantes de ella. La sensación que siente uno la primera vez que sube al ascensor, es la de encontrarse sumergido en las profundidades del océano. Este hotel, por lo tanto, puede presumir de ser el único en el mundo con unas espectaculares vistas al mar.

Este magnífico acuario comenzó su construcción a principios del año 2011, y fue terminado en diciembre del 2003, por lo que puede decirse que, tal construcción impresionante, fue rápida y preparada. El arquitecto Sergei Tchoban utilizó en este proyecto unas técnicas revolucionarias, totalmente innovadoras, tanto para el diseño como para la forma de la estructura. Ello otorga a este inmenso acuario la sensación de ser un cilindro estático, ligero (aunque pese 150 tonledadas).

Si no puedes viajar a Berlín para conocer este maravilloso acuario en el vestíbulo del Hotel Radisson Blu, puedes realizarlo desde casa mediante un tour virtual en el que conocer las instalaciones de dicho hotel. En colaboración con la Asociación SeaLife, Aquadom recoge una gran lista de animales en peligro de extinción. Dichas especies han sido rescatadas y no pueden ser liberados para vivir en la naturaleza, por las condiciones necesarias que precisan para su supervivencia. Otras tantas especies, han nacido y crecido bajo la conservación del proyecto y forman parte ya de SeaLife. Entre estas especies se pueden encontrar caballitos de mar, medusas, pez payaso, morenas, pulpos, etc.

Los visitantes del Radisson Blu tendrán la oportunidad de disfrutar de esta maravilla de agua, y contemplar cómo se realiza el trabajo de limpieza que realizan los buzos submarinistas, de lunes a sábado, sobre las 11h de la mañana, y la 1h de la noche. Además de poder ver cómo se alimentan a estas criaturas sobre las 14h de la tarde, en la que se utilizan más de 8kg de alimentos,  todos los días, a excepción de los miércoles.

Aprovecha ya, y escápate a Berlín, a conocer esta auténtica maravilla que te descubre el fascinante mundo de las profundidades marinas.

Foto: DingChavez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...