Aguacates en México

El aguacate es uno de los grandes activos de la cocina mexicana. El estado de Michoacán es el principal productor mundial, y en ciudades como Urupan o Morelia se pueden visitar las fincas donde se producen y recolectan.

El aguacate es una pieza esencial de la cocina mexicana.

La cocina mexicana es una de las más ricas de toda América. Entre los platos más populares están los tacos y burritos, obligados de probar si estamos en el país azteca y que se consumen a cualquier hora y en todos los rincones del país; los frijoles, las tortillas, las enchiladas, los nachos… y el aguacate. O mejor dicho, los platos que se preparan con este fruto, que también goza de una gran popularidad a este lado del Atlántico.

El estado de Michoacán, en el centro del país, es el mayor productor mundial de aguacates, por lo que no es de extrañar que allí este fruto también sea conocido como el «oro verde«. Un recorrido por las localidades principales de esta región nos permitirá adentrarnos en un mundo sorprendente, donde parece que no pasa el tiempo y sus habitantes continúan anclados en los grandes latifundios agrícolas de la época colonial.

Nuestro recorrido empieza en Uruapan, la principal productora de aguacates, a la que no es nada difícil llegar desde Morelia, la capital del estado. Allí se pueden visitar las fincas donde se cultivan estos frutos. Se trata de un proceso manual, en el que los recogedores, equipados con una cesta y una cuchilla que facilita un poco el proceso, se esmeran en recoger el oro verde evitando a toda costa que contacte con el suelo. Una sola mancha de arena rojiza y ya no pasará los estrictos controles sanitarios de los Estados Unidos, que desde que permitió su importación en 1997 ha revitalizado el negocio.

Para probar los aguacates en una de sus muchas combinaciones, podemos acercarnos al Mercado de Antojitos, situado detrás de La Huatápera, uno de los grandes atractivos turísticos de Urupan. Es un mercadillo típico, donde podemos degustar platos autóctonos por un precio asequible antes de visitar otros lugares destacados de la ciudad como el Templo de San Francisco, la Plaza de los Mártires o el Parque Nacional Eduardo Ruiz.

La catedral de Morelia.

Morelia es otra de las ciudades por las que pasa este recorrido por los extensos campos de aguacates. Se trata de una ciudad de contrastes, con un centro histórico colonial que nunca descansa. Más tranquilidad encontraremos en Santa Fe de la Laguna y en Patzcuaro, otras dos ciudades donde el aguacate -junto a la cerveza- es uno de los grandes motores económicos. En la primera encontraremos unas gentes humildes para las que parece que el tiempo no avanza, y en Patzcuaro la huella de los colonizadores españoles la encontraremos en edificios como la iglesia o el convento.

Fuente: Ocholeguas

Foto: juanpol y HeXeNeSi

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...