Turismo dental, viendo mundo a la búsqueda de un implante

Este tipo de turismo ofrece la oportunidad de someterse a tratamientos dentales a mejor precio que en el país de origen. La particular situación de España hace que reciba turistas dentales, pero también que exporte los suyos a países como Polonia o Rumania.

barcelona

No es ningún secreto que mucha gente viaja con la perspectiva de conseguir a buen precio lo que en su país cuesta una fortuna. Desde lo más superficial, como ropa o productos de alimentación, hasta lo más importante. Ahí entramos en el pantanoso terreno del turismo sanitario, que ha levantado más de una polémica en nuestro país.

Al margen de este turismo vive, y con bastante buena salud, el turismo dental. Dado que no está cubierto por la Seguridad Social, el hecho que alguien del extranjero quiera ponerse implantes dentales dentro de nuestras fronteras no genera rechazo. A día de hoy se ha convertido en un tipo de viaje frecuente no solo en el mundo, sino también en Europa. Y por lo general el movimiento se produce de países ricos, como Estados Unidos, hacia países en vías de desarrollo, como la India.

Dentro de las fronteras continentales, quienes se llevan la mejor parte son Bulgaria, Polonia y Rumania. Algunos de estos países, como el último mencionado, incluso han lanzado campañas gubernamentales para fomentar la llegada de turistas dentales. La estrategia es sencilla: vienen a por un implante, pero consumen alojamiento y hostelería, y de paso hacen turismo al uso por el lugar de destino. El resultado, una nada despreciable fuente de ingresos.

Los británicos e irlandeses son los más asiduos al turismo dental, dado que sus países de origen cuentan con los precios más altos de Europa en lo que a odontología se refiere. Sus ciudadanos denuncian, entre otras cosas, tarifas poco transparentes que hacen que nunca sepan lo que van a pagar hasta que reciben la factura.
También españoles viajan a los países mencionados en busca de tarifas dentales más baratas, ya que nuestros precios tienen fama de elevados. Sin embargo, sorprende saber que muchos turistas visitan nuestro país para el cuidado de su boca, por lo que probablemente encuentran precios que se adaptan a su bolsillo. También ayuda la fama de calidad que históricamente ha caracterizado nuestro sistema sanitario.

En consecuencia, algunas clínicas dentales adaptan sus servicios a esta realidad. Por ejemplo, las clínicas dentales Propdental, que aprovechan el inmensurable tirón de Barcelona como aliciente turístico para atraer clientes. La posibilidad de obtener un tratamiento a buen precio, las garantías de profesionalidad y un escenario excepcional ayudan a que este tipo de iniciativas tengan éxitos. También encontramos propuestas similares en las Islas Canarias, que invitan a unas vacaciones de sol y playa luciendo una sonrisa como nueva.

Y vosotros, ¿viajaríais a otro país para conseguir un tratamiento a buen precio?

Foto: Destination Europe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...