Siena, el corazón de Toscana

En la región de Toscana, encontramos la hermosa ciudad de Siena, donde la cultura, la arquitectura y las artes florecen en cada rincón del lugar. Un lugar ideal para los amantes de la cultura y del arte medieval, que no pueden dejar pasar si desean realizar un viaje por los centros históricos de Europa.

Los amantes del arte encuentran en Siena, una especial atracción, gracias a sus Museos y el gran patrimonio histórico que posee. Ubicado en la región de Toscana, posee poco más de 50.000 habitantes y se encuentra a tan solo 70 kilómetros de Florencia, catalogadas como «rivales» culturalmente hablando, ya que sus relaciones son impecables.

vista_siena.jpg

Siena. Foto: estudiosinternacionales

Según la leyenda, Siena fue fundada por Senio y Ascanio, hijos de Remo, el hermano de Rómulo con quien fundó Roma. Sin embargo la teoría más acertada, es que fue fundada por los Etruscos, los cuales habrían llegado desde la zona Egea-Asiática a fines del siglo XII a.C. Como buen pueblo guerrero, situaban sus pueblos en las cimas de las colinas, como podemos apreciar en la actualidad en Siena, y las defendían de probables ataques.

Hasta el día de hoy, poco se sabe de esta civilización, aunque algunas características se han develado, como su creencia en la vida después de la muerte, enterrando a sus habitantes con sus pertenencias básicas para que no le falte nada en su siguiente vida. Además, se han descubierto varios túneles subterráneos, los cuales se suponen llevan a la tumba del mítico Rey Porsenna.

En estos túneles se han visto escritos en sus muros, diversos nombres, los cuales tienen una gran similitud con los actuales apellidos. Pero la herencia etrusca no se ve reflejada sólo allí, sino que en la vida culinaria, aún hoy se emplean varias recetas que ya se empleaban en ese entonces, e incluso el ADN de los habitantes de Siena, deriva de los Etruscos. Quienes deseen apreciar el legado de esta civilización, pueden visitar varios Museos, como por ejemplo el de Chiusi, o el Chianti en el Valle de Merse, aunque en toda la Provincia encontrarán varios centros donde exponen su legado.



Ya en el año 30 d.C., los romanos llegan a la ciudad, estableciéndose en la zona y creando allí un centro de intercambio comercial. En el siglo VI llegan los Lombardos, y poco después los Francos, quienes llegaron a dominar la ciudad. Después del siglo XI, los sieneses comenzaron a reclamar el dominio sobre la ciudad. Una vez conseguido, comenzaron los enfrentamientos con la ciudad de Florencia, que terminó con la victoria de éstos y la incorporación al dominio florentino.

Sin embargo, durante el Renacimiento, los artistas florecieron en esta ciudad, quizás por influencia de Florencia (cuna del Renacimiento), cargando Siena de una arquitectura sencillamente impresionante, motivo por el cual hoy en día atrae miles de turistas anualmente. Entre los siglos XVI y XIX, diversos gobernantes hicieron florecer la economía de de Siena, transformándose en una gran plaza de finanzas, lo cual perdura hasta nuestros días.

La mezcla entre la arquitectura medieval y la renacentista es el principal motivo para visitar esta magnífica ciudad. Los Palacios, las diversas plazas, muchas de ellas escondidas y los diversos edificios medievales instalados allí, como Iglesias y Catedrales, hacen de Siena un destino imperdible para los amantes de la arquitectura, el arte y la historia.

plaza-del-campo.jpg

Plaza del Campo. Foto: apmforo

Algunos de los lugares imperdibles para visitar son la Plaza del Campo, en forma de caracol, donde podremos encontrar la famosa Fuente Gaia, la cual posee una única forma cuadrangular y varias imágenes en sus muros, lo que aumenta su hermosura. Otro sitio imperdible es el Palacio público Torre del Mangia, que se encuentra al lado de la plaza. Desde la torre con 102 metros de altura, se puede apreciar toda la ciudad, y fue construida en 1848. Por su parte, el Palacio construido entre 1297 y 1342, se nos presenta como un claro ejemplo de arte Gótico en la ciudad.

La Catedral de Siena nos muestra una impresionante muestra entre arte Gótico y Románico, cuya fachada se destaca por su mármol verde y blanco. En su plaza aloja un museo donde se exhiben grandes obras de arte que narran en objetos, toda la riqueza histórica de Siena. Otras Iglesias que se destacan son la de San Doménico y la de San Agostino, donde se alojan varias piezas de arte de gran trascendencia.

La Plaza Salimbeni se destaca por levantarse a su alrededor tres monumentales edificios, de los cuales uno es Monte dei Paschi, sede de la banca de Siena. A este lugar se puede acceder con previa reserva, para poder apreciar una colección de obras de arte muy interesante.

Otros sitios destacados son los museos, los cuales en muchos casos se alojan dentro de las Iglesias y Catedrales. Además de los Etruscos, encontramos varios que nos muestran enormidad de arquitecturas, esculturas y pinturas de los diversos períodos románicos, góticos y pre-renacimiento. Incluso, las Iglesias ofrecen varios espectáculos los cuales son altamente recomendables.

duomo-siena.jpg

Catedral de Siena. Foto: archidiosecis

Si pueden realizarse una escapada entre tanta belleza, debemos recomendarles los Acueductos Subterráneos, algunos de ellos de 25 kilómetros de largo. En viejas épocas, se encargaban de transportar el agua para que llegara a todos los hogares en el siglo XII. El sistema de túneles es conocido por su nombre de Botini. la Asociación Diana organiza visitas guiadas por ellos principalmente en otoño y primavera, las cuales deben ser reservadas con mucha anticipación.

Existen también innumerables Fontanas para visitar, aparte de la Fuente Gaia. Entre ellas encontramos la Fonte d`Ovile, construida en 1260; la Fonte del Casato es la más peculiar de todas ellas, ya que pese a encontrarse en el centro de la ciudad no es fácil llegar a ella, por lo que sería una de las famosas fuentes «escondidas» de Siena.

Posee además varias muestras, mercados y festivales, además de poder realizar varias excursiones en bicicleta por toda la ciudad, para disfrutar al máximo el recorrido descubriendo los sitios no tan comunes para los visitantes.

Llegar a Siena es relativamente fácil dirigiéndose directamente a la ciudad por avión. El alojamiento es variado abarcando hoteles y apartamentos en la ciudad, o sus alrededores. Para quienes lo prefieran, podrán alojarse en Florencia, y de allí trasladarse hacia la ciudad en alguna de las excursiones existentes desde ese sitio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...