Rocas y polvo componen la ciudad de Petra

¿Qué pensaría de un lugar excavado y esculpido de piedra? Parece una locura, todo el trabajo que conlleva construir toda una ciudad a base de modelar y dar forma a las rocas. Pero así es. En Jordania se encuentra uno de sus mayores reclamos turísticos en cuanto a lo que podría llamarse arquitectura. Y es que Petra, que así es como se llama la ciudad construida de roca y polvo, forma un conjunto monumental único, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es reconocida como una de las 7 maravillas del mundo.

Petra.

Petra, Ciudad de Piedra.

Esta ‘ciudad de piedra‘ nada tiene que envidiar a las gigantescas pirámides egipcias, ya que juntas forman los paisajes arqueológicos más bellos de todo Oriente Medio. La ciudad de Petra fue fundada en el siglo VII a.C, por los llamados edomitas, pero sin embargo fue el pueblo de los nabateos quienes hicieron de la ciudad un lugar próspero, gracias al comercio de incienso y especias que realizaban por los perfilados caminos de piedra.

Escenario de una gran variedad de géneros de aventuras, Petra fue uno de los destinos de las aventuras de Tintín, fue la escena final de Indiana Jones, fue el lugar donde Agatha Christie traslada a sus personajes, etc. No solo por sus grandes y magníficos monumentos, Petra se convierte en un lugar místico y emblemático, fuente de inspiración para cualquiera que lo visite. Esta ciudad alberga una gran cantidad de viviendas muy antiguas, muchas veces habitadas por nómadas que viajan sin rumbo, y que clandestinamente se alojan un tiempo en ellas.

Las ruinas, los monumentos y la geología, hacen de Petra un lugar único, e irrepetible. Los motivos decorativos que se encuentran en cada una de las columnas que constituyen los lugares más emblemáticos, como El Tesoro, representan el gran esfuerzo que realizaron los nabateos a la hora de levantar tan emblemática ciudad jordana. Hay en Petra una gran variedad de lugares considerados sagrados, por lo que los creadores de esta civilización colocaron un conjunto de piedras que constituía el lugar en el que ofrecían culto a Dios. A lo largo de las paredes que constituyen la ciudad, hay pequeños huecos en los que se pueden encontrar esculturas dedicadas a los dioses. La conservación de estas magníficas obras de arte se debe a la tradición de los aldeanos de las localidades vecinas de haber mantenido la ciudad en buen estado hasta, aproximadamente, el siglo XIX.

La accesibilidad a la ciudad es un poco más complicada de lo que a simple vista parece. El centro de la ciudad de piedra se alcanza únicamente atravesando un pasadizo de rocas, lo que hace notar desde el primer momento, la importancia de las piedras en esta ciudad. Una vez allí, lugares como El Tesoro o el Templo de los Leones Alados, son los lugares más impactantes de toda Jordania, por su labrada construcción a base de moldear la piedra, y por las enormes superficies sobre las que están construidos.

Un destino único y magnífico en toda la geografía mundial. Un lugar representativo del trabajo duro y del perfeccionamiento de un pueblo que vivió para dejar su paso en la historia, para dejar unos monumentos tan magníficos como misteriosos, que hacen sentir al mundo muy pequeño, cuando se recorren las enormes calles de roca y polvo.

Foto: Esme_Vos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...