Porto Seguro: destino para jóvenes en Brasil

Porto Seguro

Más allá de que las infinitas opciones de entretenimiento convierten a Porto Seguro en una ciudad muy concurrida por jóvenes de todas partes del mundo, su historia, su cultura y sus bellezas naturales la hacen atractiva para personas de cualquier edad. Ubicada en el extremo sur del estado de Bahía, en el nordeste brasileño, esta ciudad se caracteriza por su espíritu alegre y festivo.

La playa es el gran centro de diversión: allí se organizan bailes (entre los que se destacan espectáculos de capoeira, axé, pagode y lambada) e interminables fiestas. Pero gran parte de la vida nocturna comienza en la Pasarella do Alcool, la calle principal de Porto Seguro. Allí, además de numerosos bares, restaurantes, shoppings y puestos de artesanías, encontrarás una serie de puestos donde podrás disfrutar de todo tipo de bebidas típicas de Brasil, de esas que hay que beber con moderación para no dañar nuestra salud: las famosas bebidas alcohólicas. La caipirinha, la caipiroshca y el pisco (este último originario del Perú) son las más solicitadas.


Para los que no llegan en busca de diversión constante ni de altas dosis de alcohol, Porto Seguro les ofrece 90 kilómetros de playas de aguas tibias y cristalinas protegidas por arrecifes de corales, ríos, arroyos, cocos y una exuberante área de vegetación atlántica.
Entre otras actividades, podrás optar por prácticas de buceo, volar en ultraligeros o helicópteros, aprender sensuales bailes, jugar fútbol playero y balonvolea o hacer kayak.

Además, el Sitio Histórico de la Ciudad Alta, el Museo Abierto del Descubrimiento, la Reserva indígena de Jaqueira, la Isla del Pirata, la Vila de Arraial D´Ajuda, la Igreja del Outeiro de la Glória y el Parque Marino de Recife de Flora constituyen otras de las numerosas opciones de interés turístico que los visitantes pueden hallar en Porto Seguro.

Foto: Galaktoboureko

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...