Palermo, tradición italiana a flor de piel

En esta entrada viajamos a Palermo, una ciduad italiana tradicional donde además del buen comer, podemos apreciar muy buena herencia cultural.

Una de las ciudades más enternecedoras de Italia es Palermo. En esta ciudad podemos admirar hermosa arquitectura barroca, visitar fantásticos museos o disfrutar de los mejores platillos del mundo. El Aeropuerto Internacional de Palermo nos separa sólo 45 minutos de esta mágica ciudad en donde hay bastante por conocer. Entre los hoteles en Palermo que podemos recomendar está el Gran Hotel Villa Igeia, de lujosos acabados y hermosas vistas del mediterráneo.

Vista de Palermo

Vista de Palermo

Un hotel donde hallaremos buenas ofertas es el Albergo Orientale que ha sido construído dentro de un palacio que data del siglo XVIII. Por Palermo han transitado desde fenicios hasta árabes, hecho que ha permitido proyectar una maravillosa arquitectura que afortunadamente aún podemos apreciar en sus iglesias barrocas, sus palacios medievales, sus templos dóricos, los restos de sus mezquitas y su catedral normanda.

En Palermo hay que visitar las Catacumbas del Monasterio Cappuccinni, siniestramente decoradas con más de 8000 esqueletos de los pobladores de Palermo que se abren paso en sus muros. También hay que conocer la Iglesia de Santa Caterina que nos presenta un estilo barroco siciliano bien eriquecido con estatuas de santos, pinturas de animales y hasta piezas de fruta. Siguiendo nuestro recorrido por Palermo, podemos ir a visitar el Museo Arqueológico Regional que alberga una excelente muestra de lo que ha sido la historia de Palermo.


Aquí sobresalen las estatuas de la ciudad perdida de Selinunte. Luego hay que conocer el Teatro Massimo que es el más grande de Europa y nos recibe con un agradable estilo neoclásico. El Palacio de Normani es otro de los atractivos turísticos de Palermo. El Palacio Normando data del siglo XII y está cubierto de hermosos mosaicos bizantinos. En Palermo también hay que conocer Monreale, situada al noroeste de la ciudad. Se trata de un pequeño pueblo que vive en las montañas y que nos recibe en la Catedral de Monreale donde veremos 6000 metros cuadrados de arte bizantino.

Palacio de Normani

Palacio de Normani

Pero nuestro paso por Palermo sería inútil si no probamos las delcias gastronómicas de sus tantos restaurantes y tratorías. Las croquetas de garbanzos son una de las especialidades de Palermo y no hay mejor lugar para degustarlas que en el Mercado La Vucciria. Podemos terminar nuestro paso por Palermo yendo de compras a Viale della Liberta donde hallaremos decenas de comercios.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...