Oktoberfest: arranca la fiesta de la cerveza más internacional

La Oktoberfest es una de las celebraciones más internacionales entorno a la cerveza. Munich se llena de gente en esta época del año y hoy hemos querido echar un vistazo a su historia.

fiesta cerveza

La Oktoberfest es un evento que se celebra todos los años. No falla. Y con cada edición parece ir ganando en fama a nivel internacional. De hecho, no es la primera vez que famosos y personalidades relevantes se dejan caer por allí. Yo he tenido la suerte de poder acudir a ella, y disfrutarla además con locales, desde dentro, porque la fiesta de la cerveza de Munich es mucho más que cervezas. Un extranjero llega a la gran explanada en la que se celebra y ve un ambiente festivo lleno de carpas y lugares en los que comer, beber e incluso atracciones en las que divertirse. Para los demás, para los locales, o al menos para los que comparten cultura como el resto de alemanes, e incluso austríacos y suizos, es mucho más que eso.

La Oktoberfest es un sitio en el que estar orgulloso de ser germano. Es un lugar en el que celebrar su gastronomía. Es una manera de divertirse sin renunciar a las tradiciones. Vamos, la Oktoberfest es mucho más que lo que los ojos de alguien que la visita por primera vez podrían contemplar a simple vista. Y precisamente por la fama que está adquiriendo a nivel internacional, y también por el hecho de que no siempre en el mundo del turismo se le da importancia al hecho de que sea una cita histórica, hoy queremos echar un vistazo a las razones que llevaron a celebrar esa fiesta, y tener un concepto más global de la historia de ésta.

Por lo general, la Oktoberfest tiene lugar los dos últimos fines de semana de septiembre y el primero de octubre. Aún pese a su nombre en referencia al segundo mes, el pistoletazo de salida es siempre antes de que éste comience. En este caso, por l actual calendario, nos encontramos que en 2014 comenzó ya el 20 de septiembre, y que el festejo se terminará el próximo 5 de octubre. Así que en caso de que no hayas todavía reservado y quieras disfrutar de la fiesta de la cerveza más famosa puedes todavía hacerlo, ya que aún quedan unos cuantos días.

Aunque pueda parecer que en esta fiesta de la cerveza cualquier bebida que lo sea es bienvenida, nos encontraríamos ante un razonamiento realmente erróneo. De hecho, las cervezas que se beben dentro del evento es muy probable que no las conozcas, ya que no son de las más exportadas, ni de las más vendidas en el exterior. Pero desde luego, su sabor te encantará. Para poder elegir las cervezas que se servirán dentro de la celebración, tan solo hay seis entes autorizados, que son los productores de cervezas del lugar más relevantes. Estos deben ponerse de acuerdo y es así como se elige la bebida que va a estar en los stands que alojan cada uno entre 10.000 y 15.000 personas y que sirven más de 7,5 millones de tragos de cerveza cada año en la Oktoberfest.

Pero si pensabas que en la Oktoberfest daba igual lo que se bebía y te has encontrado con una gran sorpresa, lo mismo ocurre con la gastronomía en general. Dentro de todas estas carpas, para las que hay que tener una invitación para entrar en la mayoría de los casos, no se sirve cualquier cosa. Aquí las salchichas y las guarniciones de verduras preparadas al estilo alemán tienen prioridad. Y aunque puede que te encuentres con algún producto extranjero de esos que ya consideramos de todos los lados en un mundo globalizado, es muy poco habitual. En esta fiesta se celebran las tradiciones alemanas, y los que la organizan son muy conscientes de ello.

Otra de esas cosas que te llamará la atención es la vestimenta de los que sirven las cervezas, así como de muchos de los asistentes. Tanto ellas como ellos visten con el clásico traje que asociamos a las montañas del centro de Europa y que es muy similar en las distintas regiones alemanas, suizas y austríacas. Por la forma del traje, por los detalles e incluso por los botones que llevan ellos en los tirantes, o los sombreros de ellas, podrías saber de dónde son. Aquí lo que importa es esa cultura común, esa compartida de un amor incondicional por la cerveza, por los platos típicos, y por una celebración que pese a ser completamente festiva lo es a su modo. La música no es la excepción, y sonarán continuamente canciones clásicas. Vamos, que un turista no puede presumir de conocer a fondo munich y Alemania sin dejarse caer por la Oktoberfest

Imagen: Heribert Poh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...